Archivo por meses: agosto 2013

Consejos y hábitos de alimentación para prevenir la obesidad infantil

obesidad infantilExisten múltiples formas para luchar contra la obesidad infantil a través de una buena nutrición y unos hábitos alimenticios adecuados. España es un país con unos índices altos de obesidad en edad infantil y juvenil. Aunque no tan altos como en otros países (EE UU), sí que las cifras preocupan a los padres y madres de los niños de entre 0 y 18 años.

Por eso ahí van algunos consejos para luchar contra ella:

  • Evitar usar alimentos como premio o castigo. Esta práctica no favorece el comer por hambre y establece preferencias y rechazos.
  • Cocinar con técnicas culinarias sencillas. Como son al vapor, plancha, horno, papillote, rehogado, etc., que no aumenten el valor calórico.
  • Conseguir un ambiente tranquilo. Una atmósfera acogedora cuando se come es vital, tomarse el tiempo necesario, también.
  • Comer es una necesidad y un placer. La comida debe aportar las cantidades de energía y nutrientes que el organismo necesitas, pero también el bienestar psicosocial que supone un plato gastronómicamente bien preparado, consumido en un lugar agradable y en buena compañía.
  • El periodo de inactividad no deben sobrepasar las dos horas.  No es recomendable que el niño tenga TV y otros equipamientos tecnológicos en la habitación. No se debe comer viendo la TV y es aconsejable disminuir la exposición a publicidad de alimentos.
  • Integrar la actividad física en las rutinas de la familia.
  • Seguir la recomendada dieta mediterránea. El mejor ejemplo de alimentación saludable: aceite de oliva, pescado, legumbres, cereales, pan, frutas, verduras, yogur, frutos secos. Sus distintas combinaciones dan lugar a numerosas recetas de alto valor gastronómico y nutritivo.<Convencidos de la importancia de una buena educación, hay que aprovechar la edad escolar para que los niños se acostumbren a comer bien, a normas de higiene, a respetar los ritmos del sueño y actividad, creando unos hábitos de vida saludables y fáciles de realizar. Si tienes alguna duda sobre como implementar estos consejos, o quieres una atención más personalizada, te puedes poner en contacto desde aquí con la autora de este artículo.

Las revisiones oftalmologicas, claves para detectar el ojo vago en niños

Con el inicio del curso escolar es frecuente que a los padres les surjan algunas dudas relacionadas con la visión de sus hijos. Las dificultades para ver bien la pizarra o para la lectura pueden ser señal de diferentes problemas de visión. Estas cuestiones pueden verse fácilmente solucionadas mediante las revisiones oftalmológicas recomendadas por las diferentes sociedades científicas.

Una niña tras realizar una revisión.

Para la Dra. María Dolores Morillo, especialista en Oftalmología Pediátrica en el Instituto Andaluz de Neurología Pediátrica, la visión, junto con la audición constituyen la principal vía de entrada de información al cerebro, por lo que “resultan clave para el desarrollo madurativo y el aprendizaje”, según apunta. Dada la vital importancia de la visión en nuestra vida “es necesario realizar valoraciones periódicas incluso en ausencia de síntomas de alarma”.

Las guías de práctica clínica establecen cuando acudir al oftalmólogo. “En general se recomienda una valoración oftalmológica especializada antes del primer ciclo de educación obligatoria, momento en el que es posible detectar niños que presentan riesgo de desarrollar una ambliopía u ojo vago. Estos niños podrán ser tratados con éxito permitiendo que alcancen una visión óptima para su edad”, explica la Dra. Morillo.

La predisposición para presentar ojo vago no es fácilmente identificable por los padres ni por el pediatra, por lo que se recomienda el estudio sistemático de todos los niños entre los tres y los seis años. En función de los resultados de la primera consulta, el oftalmólogo propondrá un calendario personalizado de revisiones, añade Morillo.

Según relata, el estudio de la visión en los niños comprende varias técnicas y pruebas. Para la mayoría de ellas no es necesario que el niño hable con el oftalmólogo. La incorporación de técnicas novedosas, como el screening visual informatizado y portátil PlusoptixR permite el estudio de la visión desde los 6 meses de edad y sin necesidad de colaboración por parte del niño. Esto hace este equipo un referente en la valoración de niños pequeños, personas con problemas neurológicos o del lenguaje, personas con problemas de movilidad… La medición se realiza a distancia sin contacto con el paciente.

Las revisiones son muy importantes para detectar el ojo vago.Finalmente, para Morillo, queda un tema importante por aclarar: El papel de las ópticas en la atención visual. Este punto resulta interesante porque, según explica, “en los últimos años las ópticas han incorporado servicios orientados hacia la salud visual”. Sin embargo, para la propia Morillo, “la formación académica de los ópticos y optometristas los convierte en unos excelentes profesionales pero no les dota de las competencias clínicas necesarias, por lo que no están capacitados para estudiar adecuadamente el desarrollo visual o las patologías oculares”, sentencia. Por tanto “el estudio de ojo vago y los defectos visuales no puede realizarse en la óptica y deben ser evaluados por un médico especialista en oftalmología“, finaliza.

Nuestra visión es el principal medio de contacto con el mundo que nos rodea, por lo que cuidar los ojos es de máxima importancia. Y ese cuidado puede empezar desde aquí mismo. Si quieres consultar con la Dra. Morillo para  realizar una consulta online, lo puedes hacer desde aquí mismo.

Sobrepeso en la infancia: cómo evitar la obesidad infantil

Llevar una alimentación sana y variada favorecerá a mantener una buena salud durante toda la vida. Este hecho es aún más importante durante la infancia, donde se consolidarán sus hábitos alimentarios para el futuro.
 
La obesidad infantil es un peligro para la nutrición sana de los niños.

El sobrepeso y la obesidad son dos problemas que en la actualidad están tiendo mucha repercusión en niños y adolescentes. En España, la obesidad afecta al 14% la población infantil y juvenil, al 15% de la población adulta y a más del 20% de los mayores de 65 años. Antes de continuar, merece la pena recodar las definiciones del sobrepeso y la obesidad, dado que son términos diferentes. El sobrepeso, se refiere a la situación en el que el peso es mayor que el estándar para la altura del niño, mientras que la obesidad es una afección con exceso de grasa.

 

 
La obesidad infantil es un fenómeno global, en aumento y no controlado, asociado a una mayor probabilidad de muerte y discapacidad en la edad adulta. Los niños con sobrepeso/obesidad tienen mayores probabilidades de seguir siendo obesos en la edad adulta y padecer a edades tempranas enfermedades como la diabetes o las enfermedades cardiovasculares, trastornos del aparato locomotor (artrosis) y ciertos tipos de cáncer (endometrio, cáncer y colón).
 
La causa principal del exceso de peso es debida a un desequilibro entre la ingesta calórica y el gasto calórico. Deferentes estudios señalan que los factores determinantes del sobrepeso y la obesidad son; el sedentarismo, tendencia a la disminución de la actividad física motivados por los modos de transporte y la creciente urbanización. Además, también se achaca a cambios en el modelo dietético hacia los alimentos de alta densidad energética, como la bollería industrial y los refrescos azucarados.
 
La Organización Mundial de la Salud (OMS), reconoce que el aumento de prevalencia de la obesidad infantil se debe a cambios sociales, como son, una dieta incorrecta y una escasa actividad física, pero no sólo esta relacionado con el comportamiento del niño, sino también a factores sociales, económicos y de políticas alimentarias.
 
Unpilar fundamental para poder combatir este fenómeno es la educación nutricional. Los padres pueden influir en el comportamiento de sus hijos proporcionándoles bebidas y alimentos saludables y promoviendo la actividad física. Si tienes alguna duda sobre cómo combatir la obesidad infantil de tu hijo y quieres realizar un seguimiento online, o una consulta, lo puedes hacer directamente desde aquí y ponerle fin al problema.

¿Qué es la fibrilación auricular y cuál es su tratamiento?

La línea de abajo con la flecha azul marca la fibrilación. La fibrilación auricular, comúnmente llamada “FA” por los médicos, es la arritmia más frecuente que se padece en el corazón. La FA como tal consiste en una alteración del ritmo cardíaco que ocurre cuando el marcapasos natural del corazón, el nodo sinusal, pierde el control y otras células cardíacas a nivel de las aurículas, se encargan de las contracciones auriculares.

 
La Dra. Remedios Más, autora del blog Doctora Mas,explica directamente el principal rasgo de esta dolencia:La aurícula no se contrae sino que tiembla: es decir, fibrila, eso es exactamente lo que ocurre”. Así, apunta también la principal consecuencia que eso conlleva. “Al no vaciarse completamente la aurícula porque las contracciones no son eficaces, se forman trombos que al soltarse al torrente sanguíneo, pueden provocar embolismos. La consecuencia más frecuente del embolismo es el ICTUS cerebral”, apunta.
 
Diagnosticar la fibrilación auricular se hace  través de un electrocardiograma.

Realizar un diagnóstico no siempre es tan sencillo como pueda parecer a primera vista tras la definición. El diagnóstico de sospecha lo da la clínica del paciente. Con frecuencia notan taquicardias y sensación de leve vahído. En otros pacientes, es asintómatica y sólo se descubre por casualidad, señala la Dra. Mas, que recuerda que el diagnóstico definitivo siempre lo da un electrocardiograma.

 

Una vez detectada la fibrilación auricular hay que comenzar un tratamiento basado, según Más, en tres objetivos:

 
  1. Restaurar el ritmo cardíaco sinusal : Hay que valorar las condiciones del paciente y considerar la cardioversión  Es un choque eléctrico en el pecho, similar al que se utiliza en la resucitación y que con mucha frecuencia restaura el ritmo sinusal.
  2. Controlar la frecuencia cardíaca: Se utilizan medicamentos antiarritmicos que reducen la excitabilidad de las células cardíacas.
  3. Profilaxis antitrombótica: Independientemente de la estrategia que se utilice en el tratamiento inicial de la FA, TODOS los pacientes deben recibir PROFILAXIS ANTITROMBÓTICA. Una anticoagulación eficaz reduce el riesgo de ictus en un 68%.

Prevención y tratamientos

 

Sin embargo, el principal reto no es otro que la prevención. Para Mas, “prevenir la hipertensión arterial, la diabetes y la hipercolesterolemia son a largo plazo las medidas más eficaces”, añade.

 

Sobre los nuevos tratamientos, muchos pacientes se preguntan si la tecnología está aportando algo a esta dolencia. La respuesta es afirmativa. La ablación cardíaca por sistemas GPS es, en la actualidad, el tratamiento más novedoso. “Consiste en localizar las células que están alterando el ritmo cardíaco e inactivarlas”, concluye Más.

Trastornos de conducta en niños y agresividad infantil

trastorno conductaA veces, los profesionales no son del todo conscientes de la gravedad de algunos problemas de conducta infantiles. Para las madres y padres no hay nada más importante en la vida que la familia y sus hijos. Todos queremos que los niños se desarrollen sanos y crezcan felices, pero a veces las ilusiones se ven truncadas por diferentes motivos. Las diferentes patologías neurológicas pediátricas tienen una importante repercusión sobre los padres y toda la familia.

Para el Dr. Manuel Antonio Fernández Fernández, médico en el Instituto Andaluz de Neurología Pediátrica, hay patologías de especial sensibilidad social o emocional. “El síndrome de Down, los trastornos del espectro autista (TEA/TGD), el retraso mental… en los que más allá de la propia enfermedad, la conducta de los niños con los demás o consigo mismos, acaba siendo un problema grave”, explica.

En su opinión, en la neurología pediátrica se está “acostumbrado” a estas situaciones. “Son frecuentes las familias que os solicitan ayuda porque no son capaces de controlar la conducta de sus hijos, su agresividad, sus rabietas o incluso las lesiones que se provocan a ellos mismos”, señala. Según Fernández, muchos de los niños con las patologías nombradas anteriormente sufren “importantes trastornos de conducta o agresividad de importante intensidad con sus familiares, con desconocidos o ellos mismos se autolesionan”. Según confiesa, “se hace duro escuchar como una madre, con toda la pena del mundo te cuenta como le preocupa muchísimo como se muerde o golpea su hijo en situaciones de nerviosismo, estrés o frustración”.

En muchos de estos casos, a pesar de las diferentes terapias de conducta y la larga experiencia de las familias en situaciones difíciles, no es posible controlar estas desagradables situaciones, ya sea en casa, en el colegio o en la calle, y además puede haber importante riesgo físico para el niño o su entrono.

Para el Dr. Fernández, en estas situaciones, los profesionales no debemos escatimar esfuerzos para ayudar a estas familias. “En estos casos, el uso de diferentes medicaciones puede ser de utilidad para disminuir de forma considerable la frecuencia e intensidad de estos episodios. El uso de los llamados fármacos antipsicóticos es de utilidad para el control de la agresividad o impulsividad extrema, y a pesar de su feo nombre, no se usan solo en pacientes con psicosis o esquizofrenia”.

Evidentemente, requieren un manejo por especialistas con experiencia, como apunta Fernández, pero medicamentos como INVEGA® (Paliperidona) o ABILIFY® (Aripiprazol), son antipsicóticos de nueva generación que presentan unos buenos resultados con escasos efectos secundarios. De este modo “conforme va aumentando la experiencia y concienciación de los profesionales sobre la gravedad de este tipo de situaciones, mejor seremos capaces de ofrecer a estos chicos y sus familias, la ayuda que necesitan”, concluye.