Archivo por meses: diciembre 2013

Una dieta con sentido común, lo mejor para tu nutrición en Navidad

Árbol Navidad de fruta¿Cómo es una dieta para la Navidad?

“Una dieta para la Navidad es una dieta con sentido común, y un poco de control”, así de rotunda se muestra Josefa Cobos, especialista en nutrición, sobre la mejor forma de atacar la Navidad a través de la alimentación.

Los variopintos eventos culinarios que componen la Navidad pueden echar por tierra nuestro trabajo nutricional de todo un año. Cobos cree que está al alcance de cualquier que la Navidad, por eso nos ofrece algunos consejos para luchar contra los kilos de más que suelen acompañar a las celebraciones navideñas:

Si vas fuera de casa en Navidad…

  • Organízate y evita que coincidan dos en un mismo día.
  • Si puedes elegir entre comida o cena, por supuesto opta por la comida, y compensa luego con una cena ligera.
  • Tomar un tentempié a base de fruta o yogur para evitar llegar muy hambriento e ingerir más.
  • Si acudes a cenas, opta por un desayuno potente y una comida ligera.
  • Haz ejercicio.
  • Si queremos obsequiar a nuestro anfitrión con un presente, llevar unas entradas ligeras o postre a base de fruta, recordad que es muy decorativa. De esa forma no nos veremos obligados a tomar los típicos entrantes llenos de calorías o los postres altamente calóricos que seguramente nos ofrecerán.
  • Bebe mucha agua entre comida. Te saciará.
  • Antepón el pescado, mariscos o moluscos a la carne, si tienes la opción de elegir.

Arbol Navidad de verduraSi te quedas en casa…

Si organizas algún evento navideño en tu casa, además de aplicar todos los puntos anteriores, debes también:

  • Preparar guarniciones a base de verdura, que te permitirá llenar tu estómago sin demasiadas calorías.
  • Preparar además de las calóricas comidas tradicionales, platos bajos en calorías con mucho mimo y mejor decoración, para que puedas comer sin incomodar a tus invitados, seguramente ellos acabarán disfrutándolos también.

Cambios importantes a tener en cuenta en la mujer debido a la menopausia

La menopausia (del griego mens, que significa “mensualmente”, y pausi, que significa “cese”), es el cese permanente de la menstruación, con la declinación de la secreción de estrógenos por pérdida de la función folicular. Es un paso dentro de un proceso lento y largo de envejecimiento reproductivo de la mujer. Aparece, normalmente, alrededor de los 50 años, aunque algunas mujeres pueden sufrir menopausia precoz, incluso a los 40 años.

La mujer sufre muchos cambios en la menopausia.

Para Josefa Cobos, dietista y especialista en Nutrición, la menopausia es “otra etapa más en la vida de la mujer: no es ni más importante ni menos deseada, a la que hay que adaptarse lo mejor posible”.

Para Cobos, un aspecto importante es que no hay que “dramatizar” con ella, porque, según explica “es la consecuencia de la evolución de loa vida de una mujer”.  Precisamente en esta etapa se produce  la pérdida de sus hormonas principales que son los estrógenos, y esto trae consigo sus propias consecuencias inherentes. “Debido a esta alteración hormonal, la mujer, se ve obligada a realizar unos cambios de ritmo de vida y alimenticios para adecuarse de una forma natural a la nueva situación”, añade Cobos.

Algunos cambios importantes en la menopausia

  • Aumento de peso: Aunque no tiene por qué suceder sí o sí, lo normal es que se produzca un aumento de peso alrededor de 2 o 3 kg., en forma de grasa, que se acumularán alrededor de la cintura, principalmente,  generando  más posibilidades de sufrir una elevación de los índices de colesterol y por ello más riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.
  • Sequedad vaginal: La vulva y la vagina adelgazan sus paredes, se reduce la humedad, produciendo sequedad e irritaciones durante el acto sexual.
  • Descalcificación de los huesos:  A partir de la menopausia, los huesos sufren una pérdida de calcio considerable, además de reducirse su capacidad para absorber el calcio.
  • Nerviosismo y depresión:  Si no se adoptan las medidas oportunas se puede llegar a producir un rechazo irracional a esta etapa de la vida de la mujer, que puede producir irritabilidad, ansiedad, nerviosismo e insomnio, llegando, en algunos casos a padecer depresión y necesitar de un tratamiento farmacológico.

Josefa Cobos también aconseja algunos consejos prácticos a tener en cuenta para paliar los efectos de la menopausia en la mujer como seguir una dieta equilibrada o tomar alcohol y  tabaco, que puedes consultas en este artículo.

 

Gota: Cómo reducir a través de la alimentación el ácido úrico alto

El exceso de ácido úrico o  gota es una enfermedad reumática y metabólica que radica, normalmente, en un estilo de vida poco saludable y una alimentación incorrecta, aunque también puede ser heredada.

La proteína que ingerimos diariamente no se almacena en nuestro cuerpo, como si lo hacen las grasas y los hidratos de carbono. La combustión de la proteína genera unas sustancias de desechos que son tóxicos, son fabricados por el hígado y eliminados por nuestro riñón, a través de la orina.

Alimentos que ayudan a luchar contra la gota.Cómo reducir el ácido úrico

Según la dietista Josefa Cobos, especialista en nutrición, si comemos más cantidad de alimentos proteicos (carne y pescado) del que corresponde a nuestra estructura física, (aproximadamente un gramo por kilo de peso del individuo y día), nuestro metabolismo se ve obligado a eliminar diariamente el exceso sobrante, forzando a nuestro hígado y a nuestro riñón a trabajar horas extras.

Con el tiempo, explica Cobos, “esta sobrecarga de actividad acaba dañándolos, dificultando la tarea de eliminar el sobrante diario”, Además, apunta, este exceso, hace que “los cristales de ácido úrico se queden circulando en la sangre acumulándose al final, sobre todo, alrededor de las articulaciones,  así como en los tendones y el tejido que los envuelve, provocando lesiones graves, pudiendo, incluso,  provocar tumefacciones y  molestas enfermedades como la gota”.

¿Hay enfermedades que producen aumento de ácido úrico?

Otras enfermedades menos frecuentes, pero que también producen aumento de ácido úrico:

  • Enfermedades renales: porque el ácido úrico no se elimina por la orina de forma adecuada.
  • Leucemias: debido a la gran destrucción de células sanguíneas propia de esta patología.
  • Dietas para adelgazar, ricas en purinas: son las famosas dietas a base de proteínas.
  • Otras enfermedades: psoriasis, algunas anemias, neumonías, alteraciones del tiroides y paratiroides.

Consejos para mantener la línea en Navidad y no engordar: terapias nutricionales de choque

La celebración de la Navidad en España es sinónimo de cambiar radicalmente nuestras rutinas nutricionales: comer más, y mejor, que durante el resto del año. Reuniones familiares, de empresa, etc., en la que ingerimos abundantes cantidades de comida superiores al resto del año. En algunos casos, con consecuencias evidentes a los pocos días: el sobrepeso.

Dieta en Navidad.

Según la dietista Josefa Cobos, artífice de Diesalud, en Navidad “nuestra mente se resiste a que se engorde, pero algunas presiones son difíciles de sortear, como la de los amigos y los familiares, y nos incitan a comer”. Esta situación nos crea un cargo de conciencia que nos hace reflexionar ¿Nos compensa perder el equilibrio nutricional de todo el año en tan solo 15 días?

Desde esta perspectiva, Josefa Cobos nos sugiere algunas recomendaciones básicas para mantener la dieta en Navidad y no perder nuestra balanza nutricional, y lo basa en tres pilares: ejercicio físico, dieta de choque y evitar el alcohol.

Ejercicio físico

“Aprovechando que tendremos  un poco más de tiempo libre, programemos   actividades con tus amigos y familia al aire libre, el sol es muy importante para la vitamina D, que a su vez, es imprescindible para la fijación del calcio en los huesos”, apunta Josefa Cobos, que apuesta por una rutina de ejercicios para completar los excesos.

El ejercicio físico mantiene la dieta.Además, también cree que todo es cuestión de motivación y oportunidad. “Es una magnífica oportunidad para retomar aquellas aficiones que habías olvidado, jugar al fútbol en la playa, subir a ese monte cercano o recorrer la ciudad disfrutando del cálido ambiente navideño”, matiza.

Como remedio fácil y accesible por todo, Cobos aconseja algo muy sencillo de hacer: beber agua. “Beber ocho vasos de agua diario ayuda a comer menos, ya que el agua ofrece una sensación de saciedad”. Como añadido, explica que incluso se puede tomar algún complemento alimenticio de fibra, como glucomanano, un saciante mecánico coadyuvante en dietas de adelgazamiento.

Dieta de choque

Una forma estupenda de desafiar a las grasas navideñas, es hacer lo que se conoce como una dieta de choque. Es decir, tras comilonas señaladas hacer dos días de choque para depurar y limpiar el organismo.

No ingerir alcohol

Una de las acciones que acompañan a la Navidad, además de al exceso de comida, es la ingesta de cantidades más altas de lo habitual de bebidas alcohólicas, como anís, coñac, ginebra, ron o moscatel, entre otras. Para Josefa Cobos, es necesario evitarlas porque “son un aporte de calorías vacías excesivo, sobre todo el tema de licores, mejor una copa de buen vino tinto, blanco o sidra, que apenas os aportarán calorías”, concluye.