Archivo por meses: junio 2014

Los peligros de las dietas milagro ¿Cómo evitarlos?

En todas las dietas milagro, de una manera u otra, se pierde peso de una forma inadecuada. La mayoría de las veces sin, que lo notemos nosotros, pero el cuerpo finalmente sí que lo nota. Por tanto, realizar una dieta milagro, en ocasiones, puede ser muy peligroso y dañino para el cuerpo humano porque no se busca un equilibrio de nutrientes ni se se establecen rutinas saludables, básicas para una alimentación sana y beneficiosa para el organismo.

Dieta milagro

El dietista y nutricionista Xavier Valles explica que “para perder peso de una forma consistente, sostenible y no aferrarse a una dieta milagro hay que seguir unas pautas y un plan dietético-nutricional que tenga en cuenta una alimentación equilibrada y personalizada, un correcto estilo de vida y una propuesta de ejercicio físico adaptado a las capacidades de cada individuo”.

Para Valles, uno de los riesgos de las dietas milagro es que son muy desequilibradas a medio largo plazo. “Las dietas milagro basadas en alto contenidos en proteínas están asociadas a enfermedades crónicas como la osteoporosis, algunos tipos de cáncer y obesidad, y no hay ninguna prueba científica que pruebe que una dieta muy alta en proteinas ayuda a perder peso a largo plazo”, explica Valles, que recuerda que una dieta milagro de este tipo es la llamada Dieta Dukan.

Otro riesgo es establecer paralelismos entre alimentos y grupos sanguíneos. Científicamente no hay relaciones entre el tipo de sangre y el uso que nuestro cuerpo hace de la grasa. “La Dieta del grupo Sanguíneo se basa en restricciones de alimentos y una dieta equilibrada siempre incluirá todos los grupos de alimentos”, explica Valles.

Una denominada dieta milagro muy habitual, y que también entraña riesgos  para la salud, es la dieta de la alcachofa, que propone ingerir alcachofa exclusivamente durante tres días para perder peso de una forma rápida. “Así se perderá peso, pero de agua, y no de grasa, lo que aumenta el riesgo de la pérdida de minerales que pueden alterar los riñones, y al dejar de comer alcachofa, se recuperarán los kilos perdidos”, explica Valles.

En definitiva, la mejor forma para evitar los peligros de la dieta milagro es llevar una alimentación adecuada y que incluya todos los grupos alimenticios que el cuerpo humano necesita.

Embarazo y alcohol: una relación imposible

Cuando una mujer queda embarazada, la insistencia del médico para que ésta no consuma alcohol está más que justificada y es algo completamente asumido por ambas partes. Cuando consumimos alcohol, tras su absorción, viaja por nuestro torrente sanguíneo llegando a nuestros tejidos y distintos órganos. Si se está embarazada el alcohol llegara también al feto, a sus tejidos y órganos, en el cual la baja metabolización conduce a que éste permanezca elevado durante más tiempo. Por lo tanto, tomar una copa de alcohol, hace que nuestro bebé también la consuma, lo que puede generar graves consecuencias.

embarazo y alcohol

Para la dietista Josefa Cobos, artífice de Diesalud, “los niños que resultan afectados por la exposición al alcohol durante el embarazo, suelen pesar menos al nacer, crecen más despacio y por consecuencia suelen ser de talla más pequeña”. Entre otras consecuencias, los rasgos faciales pueden “resultar alterados”, explica, así como algunos de sus órganos, “dando lugar a malformaciones de corazón, riñones, tubo digestivo, extremidades, etc.”, señala.

Otro de los efectos características de la ingesta de alcohol durante el embarazo es que el feto, según apunta Cobos, puede presentar signos de retraso mental, e incluso, es posible que si no presentan las características de exposición al alcohol al nacer, estos tienden a ser hiperactivos, “presentando problemas en el lenguaje y la coordinación”.

Consecuencias graves

Para Cobos, en cualquier momento del embarazo, el consumo de alcohol puede afectar al feto, aunque su efecto puede ser distinto en los diferentes meses de embarazo. “Es en el primer trimestre de embarazo donde puede haber  más riesgo para presentar malformaciones, mientras que el segundo y tercer trimestre causará problemas de crecimiento, problemas funcionales, sensoriales  y retraso mental”, explica.

Es posible que el momento de mayor riesgo sea en las primeras semanas de embarazo, en el que la mujer puede no saber que está embarazada, y la ingesta de alcohol pueda dar lugar desde el aborto espontáneo así como graves malformaciones físicas.

Cierto es que las manifestaciones más severas de los efectos del alcohol se presentan en niños cuyas madres mantienen una ingesta de alcohol de forma crónica, en comparación con las que tienen un consumo esporádico, pero si éste consumo es en grandes cantidades aunque pocas veces, el efecto se traduce en los mismos resultados  perjudiciales para el bebé. Ciertos estudios barajan la posibilidad que pequeñas cantidades muy esporádicas den también lugar a problemas no menos importantes, como un cociente intelectual disminuido, problemas de adaptación y aprendizaje.

Según Cobos, hasta ahora no se ha podido demostrar que exista una dosis mínima de ingesta de alcohol que se pueda considerar segura, por lo tanto el consumo durante el embarazo debe ser CERO.

Fármacos que puedo tomar si tengo EPOC

Los objetivos generales del tratamiento de la EPOC se resumen en tres: reducir los síntomas crónicos de la enfermedad, disminuir la frecuencia y la gravedad de las agudizaciones y mejorar el pronóstico. Las medidas generales que se deben tener en cuenta en todo paciente con EPOC comprenden el abandono del tabaco, la nutrición adecuada,  la actividad física regular, la evaluación y el tratamiento de las comorbilidades  o enfermedades asociadas y la vacunación. La rehabilitación forma parte del tratamiento integral del paciente con EPOC.

Los medicamentos que se usan más para controlar esta enfermedad son los broncodilatadores inhalados, es decir, fármacos que facilitan la apertura de los bronquios y que se utilizan en forma inhalada, a través de la boca, pero aprovechando una respiración profunda para que lleguen hasta los bronquios y hagan su efecto allí. Existen tres tipos de fármacos inhalados con efecto broncodilatador:

1. Broncodilatadores beta-adrenérgicos: aumentan el diámetro de los bronquios cuando éstos se han estrechado. Existen tres tipos:

      • De acción corta con una duración de entre 4 y 6 horas (salbutamol, terbutalina).
      • De acción prolongada con una duración de 12 horas (salmeterol, formoterol).
      • De acción ultraprolongada, con una duración de 24 horas o más (indacaterol).

2.     Broncodilatadores anticolinérgicos: actúan como los broncodilatadores beta-adrenérgicos pero sobre otros receptores de la mucosa bronquial. En muchas ocasiones se prescriben junto a los anteriores, ya que su efecto sobre el bronquio es sumatorio, es decir, se produce una mayor broncodilatación gracias a su acción conjunta. También existen de varios tipos:

      • De acción corta, con una duración entre 4 y 6 horas (bromuro de ipratropio).
      • De acción prolongada, con una duración de 12 horas o incluso de 24 horas o más (bromuro de tioptropio, bromuro de aclidinio, bromuro de glicopirronio).

3. Antintiinflamatorios o corticoides inhalados: actúan desinflamando la mucosa bronquial. Con este tipo de medicamento no se notará el efecto hasta pasados varios días y tienen una duración de acción de 12 horas (fluticasona, budesonida, beclometasona). En el caso de la EPOC se administran siempre en asociación con los broncodilatadores betaadrenérgicos.

farmacos epocMedidas farmacológicas

Estos fármacos broncodilatadores inhalados se comercializan también en forma de combinaciones fijas, de manera que se facilita enormemente el cumplimiento terapéutico. Hasta el momento, disponemos, en nuestro país, de las siguientes combinaciones fijas para el tratamiento de la EPOC:

  1. Combinación de agonista beta-adrenérgico de larga duración y anticolinérgico:
    1. Indacaterol/glicopirronio
  1. Combinación de agonista beta-adrenérgico de larga duración y corticoide inhalado:
    1. Formoterol/budesonida
    2. Salmeterol/fluticasona
    3. Vilanterol/fluticasona

Otros medicamentos que se utilizan por vía oral en el tratamiento del paciente EPOC son las metilxantinas (fármacos relajantes de la musculatura lisa bronquial que se administran en forma de pastillas) como la teofilina, aunque en la actualidad se usan poco. También están los corticoides orales como la prednisona o la metilprednisolona, usados sobretodo en caso de agudización respiratoria; y los inhibidores de la fosfodiestrasa-4, el roflumilast, que solo se usa en pacientes muy seleccionados.

De esta manera, para el tratamiento de la EPOC, los médicos podemos hacer un traje a medida de las necesidades del paciente y adecuarle el tratamiento, tanto al momento evolutivo de la enfermedad como a sus características personales.

La importancia de la dieta correcta en el paciente con EPOC

dieta paciente epocLa EPOC es una enfermedad inflamatoria que provoca la obstrucción de las vías respiratorias y sensación de ahogo al respirar (disnea). Para la Dra. Olga Araújo, especialista en Medicina Interna, como consecuencia de la EPOC y de sus síntomas (fatiga, ahogo, decaimiento) “muchos pacientes pierden el apetito y con poca cantidad de alimentos se sienten llenos”, explica.  Sin embargo, añade, “el esfuerzo que el cuerpo hace para respirar provoca que se necesite energía extra”.

Mantener un peso adecuado

Tanto el exceso de peso como el déficit resulta perjudicial para esta enfermedad, por lo que se debe mantener una dieta equilibrada con los nutrientes adecuados para conseguir un peso óptimo. Por ello, Araújo recuerda que en este caso es fundamental una dieta “rica en frutas y verduras” y también “prestar especial atención tanto a la frecuencia de las tomas como al volumen de las mismas”.

Como consejo, Araújo apunta que cuando se encuentre bien se realice lo siguiente:

  1. Dieta equilibrada, en 3 ó 4 tomas al día.
  2. Control periódico del peso.
  3. Evite digestiones pesadas, procurando hacer comidas ligeras.
  4. Evite el estreñimiento. Unas ciruelas pasas con el desayuno o un par de kiwis en ayunas resultan ser buenos aliados contra el estreñimiento.

Por el contrario, cuando se encuentre mal, Araújo propone:

  1. Comidas ligeras y poco abundantes, 5 ó 6 tomas de consistencia blanda.
  2. Evite digestiones pesadas, alimentos flatulentos (col, coliflor, cebollas…) y la ingesta excesiva de hidratos de carbono (pan, pastas, patatas, arroz…).
  3. Es importante incrementar el aporte de calcio (lácteos y derivados) mientras esté tomando corticoides orales  (“cortisona”).

Sobre el agua, la Dra. Araújo recuerda que “es la mejor bebida”, por lo que recomienda la ingesta diaria de 1,5 litros, lo que ayudará a fluidificar las secreciones.

¿Cómo afecta la EPOC a la sexualidad?

Aunque los problemas de falta de energía y de oxígeno, la tos y la disnea pueden afectar al interés por el sexo, la EPOC no disminuye la capacidad sexual. Para la especialista en medicina interna Olga Araújo, el paciente EPOC puede creer que es mejor evitar las relaciones sexuales porque pueden resultar excesivamente “peligrosas” para su salud; pero el sexo, al igual que otras actividades físicas, no es peligroso para los pulmones. “Pequeños incrementos en la frecuencia cardíaca y respiratoria son normales durante esta actividad, sin resultar peligrosos”, explica. Además es importante, según apunta, que junto a las relaciones sociales, se mantenga este tipo de actividad para ayudar a luchar contra la soledad y el aislamiento que se puede sentir al padecer EPOC.

sexualidad epoc

“Hablar con su pareja acerca de cómo se siente y de las preocupaciones que pueda tener le facilitará encarar la situación antes de que se convierta en un problema. No dude en acudir a su médico o preguntar en una de sus visitas sobre las limitaciones y problemas que la enfermedad le ocasiona en sus relaciones o las dudas que pueda tener al respecto“, recomienda Araújo, que a la vez ofrece algunos consejos para ayudarle y que debe tener en cuenta sobre sus relaciones:

  • No comience una relación sexual inmediatamente después de una comida copiosa, ni después de consumir alcohol, ni cuando esté nervioso por otro motivo.
  • Disponga de una habitación con una temperatura adecuada.
  • Comience con un periodo de descanso previo, realizando ejercicios de respiración, de relajación y de higiene bronquial.
  • Puede usar su medicación de rescate si lo precisa, antes y después de la relación sexual.
  • Use el control de la respiración como lo haría con cualquier otra actividad, pare y descanse, si es necesario.
  • Elija una posición cómoda que no dificulte la respiración o suponga excesivo esfuerzo, evitando la presión sobre el pecho (por ejemplo, acostado de lado, sentados cara a cara, o en posiciones en las que su pareja asuma un papel más activo).
  • No obstante, recuerde que las relaciones con la pareja no se basan exclusivamente en las relaciones sexuales, sino que otros aspectos como son la comunicación, la intimidad, el cariño, el apoyo y el sentirse amado y comprendido resultan esenciales.

Para Araújo, hay que tener en cuenta que “algunos medicamentos, como los que se utilizan para la hipertensión, los antidepresivos o los equipos de oxigenoterapia pueden tener un efecto negativo sobre su deseo sexual”. La Doctora recomienda hablar con su médico para saber si sus medicinas tienen este efecto secundario y tener en cuenta que si controla la enfermedad y lo planifica adecuadamente existirá más confianza para mantener su actividad sexual de acuerdo con su pareja.