Archivo por meses: febrero 2015

La dieta vegetariana en el día a día

dieta vegetarianaLas dietas vegetarianas están a la orden del día, cada vez son más las personas que dicen negarse a comer productos de origen animal, unos por conciencia y otros por ciencia, el caso es que es importante poner algo de luz a este maremágnum de datos incoherentes a los que nos vemos sometidos cada día a través de las redes sociales. Pienso que la información sin clasificar deja cabos sueltos, por eso he visto conveniente definir los tipos de dietas vegetarianas y las repercusiones que pueden tener para la salud.

Una dieta vegetariana se caracteriza por una alimentación a base de productos vegetales, esto incluye frutas, verduras, legumbres, cereales, semillas, frutas desecadas y frutos secos, aunque a simple vista puede parecer fácil, no lo es tanto, ya que no existe un único tipo de dieta vegetariana.
• Dieta-vegetariana-estricta
En este tipo de dieta la alimentación se basa única y exclusivamente en alimentos de origen vegetal, no incluye lácteos, huevos ni ningún tipo de carne. Con esta dieta se producen muchas carencias nutricionales, con riesgo de padecer anemia, osteoporosis e incluso retraso en el crecimiento de los niños.
• Dieta-lacto-vegetariana

Incluye tan sólo alimentos vegetales y lácteos, por lo que pueden aparecer carencias nutricionales por la falta de hierro hemo y vitamina B12.

• Dieta-ovo-vegetariana

Tan sólo incluye alimentos vegetales y huevos, pudiéndose producir carencias nutricionales de vitamina B12, hierro hemo y calcio.

• Dieta-lacto-ovo-vegetariana

En este caso la alimentación se hace un poco más variada y tiene menor peligro de incurrir en carencias nutricionales, ya que aunque no incluye carne, si está permitidos productos de origen animal, como el huevo, leche y derivados lácteos.

¿Qué pasa con la dieta vegetariana y los niños?

La dieta vegetariana requiere especial vigilancia sobre todo en los niños, para que un niño coma bien sus padres tienen que comer bien y, sobre todo, tener una buena cultura alimentaria. Independientemente del tipo de dieta que elijan, proporcionarles unos buenos hábitos alimentarios en la infancia a nuestros hijos será un regalo que le haremos para toda la vida y que en definitiva redundará en la salud y el bienestar de toda la familia y de la sociedad en general.

Mi consejo como dietista, sobre todo tratándose de niños, es consumir alimentos de todos los grupos y que estos sean en lo posible de origen biológico, incluyendo siempre cereales integrales, semillas, legumbres, verduras y frutas.
Evitaremos los cereales refinados, las harinas blancas, el azúcar, la bollería industrial, los alimentos procesados y los aditivos.