Archivo del Autor: Josefa Cobos

Josefa Cobos

Acerca de Josefa Cobos

Josefa Cobos es Técnico Superior en Dietética, Estética Profesional y Coach en Comunicación.

Tiroides y alimentos bociógenos ¿Una relación imposible?

Sabido es la importancia que tiene mantener una vigilancia constante sobre la nutrición en cada ser humano. Con o sin la presencia de problemas de tiroides, es esencial controlar lo que está comiendo. Sin embargo, cuando una persona sufre de tiroides, varios alimentos se recomiendan o se eliminan completamente de la dieta para el mejor funcionamiento del cuerpo, por lo que la nutrición juega un papel muy  relevante.

alimentos bociogénicos Como hemos apuntado, la nutrición a los pacientes hipo e hipertiroidismo son diferentes, y aquí es donde juegan un papel muy relevante los alimentos bociógenos. Los bociógenos son las sustancias alimenticias que impiden que la glándula tiroides funcione correctamente. Cobos explica lo que sucede con ellas se bloquea la absorción de yodo, que es esencial para los pacientes con hipotiroidismo. También crece el bocio debido a que la glándula tiroides tiene que compensar su tamaño para aumentar la captación de yodo”. Según Cobos, el yodo es “necesario” para la producción y liberación de hormonas tiroideas en el cuerpo. También, añade, es uno de los principales minerales que ayudan en el metabolismo celular.

Por ello, es importante evitar estos bociógenos, ya que con ello, y por medio de la preparación de alimentos adecuados, se puede evitar agravar la condición de la tiroides.

Nocivos

Pero ¿Son los bociógenos son totalmente nocivos para el cuerpo humano? La respuesta la tiene Josefa Cobos. “Los bociógenos no son alimentos dañinos para el cuerpo, pero si se toman en grandes cantidades, el paciente con una enfermedad de la tiroides pueden agravar su condición. De hecho los bociógenos son en realidad sustancias saludables que pueden ayudar a combatir cáncer”, explica.

Algunos de los bociógenos más populares vendidos en el mercado son: el brócoli, la col, la mostaza, la col rizada, los nabos, el cacahuate, el mijo, los piñones, la soja, las semillas de colza, las coles de Bruselas y la coliflor. Frutas como los melocotones y las fresas también pueden no ser saludables para el paciente con una enfermedad de la tiroides, concluye Cobos.

Embarazo y alcohol: una relación imposible

Cuando una mujer queda embarazada, la insistencia del médico para que ésta no consuma alcohol está más que justificada y es algo completamente asumido por ambas partes. Cuando consumimos alcohol, tras su absorción, viaja por nuestro torrente sanguíneo llegando a nuestros tejidos y distintos órganos. Si se está embarazada el alcohol llegara también al feto, a sus tejidos y órganos, en el cual la baja metabolización conduce a que éste permanezca elevado durante más tiempo. Por lo tanto, tomar una copa de alcohol, hace que nuestro bebé también la consuma, lo que puede generar graves consecuencias.

embarazo y alcohol

Para la dietista Josefa Cobos, artífice de Diesalud, “los niños que resultan afectados por la exposición al alcohol durante el embarazo, suelen pesar menos al nacer, crecen más despacio y por consecuencia suelen ser de talla más pequeña”. Entre otras consecuencias, los rasgos faciales pueden “resultar alterados”, explica, así como algunos de sus órganos, “dando lugar a malformaciones de corazón, riñones, tubo digestivo, extremidades, etc.”, señala.

Otro de los efectos características de la ingesta de alcohol durante el embarazo es que el feto, según apunta Cobos, puede presentar signos de retraso mental, e incluso, es posible que si no presentan las características de exposición al alcohol al nacer, estos tienden a ser hiperactivos, “presentando problemas en el lenguaje y la coordinación”.

Consecuencias graves

Para Cobos, en cualquier momento del embarazo, el consumo de alcohol puede afectar al feto, aunque su efecto puede ser distinto en los diferentes meses de embarazo. “Es en el primer trimestre de embarazo donde puede haber  más riesgo para presentar malformaciones, mientras que el segundo y tercer trimestre causará problemas de crecimiento, problemas funcionales, sensoriales  y retraso mental”, explica.

Es posible que el momento de mayor riesgo sea en las primeras semanas de embarazo, en el que la mujer puede no saber que está embarazada, y la ingesta de alcohol pueda dar lugar desde el aborto espontáneo así como graves malformaciones físicas.

Cierto es que las manifestaciones más severas de los efectos del alcohol se presentan en niños cuyas madres mantienen una ingesta de alcohol de forma crónica, en comparación con las que tienen un consumo esporádico, pero si éste consumo es en grandes cantidades aunque pocas veces, el efecto se traduce en los mismos resultados  perjudiciales para el bebé. Ciertos estudios barajan la posibilidad que pequeñas cantidades muy esporádicas den también lugar a problemas no menos importantes, como un cociente intelectual disminuido, problemas de adaptación y aprendizaje.

Según Cobos, hasta ahora no se ha podido demostrar que exista una dosis mínima de ingesta de alcohol que se pueda considerar segura, por lo tanto el consumo durante el embarazo debe ser CERO.

Pautas básicas en la dieta para pacientes neutropénicos

Los pacientes neutropénicos es muy importante seguir una alimentación adecuada para mejorar su salud, y llevar un control nutricional que puede ayudarles a recuperar el equilibro que el tratamiento les hace perder.

dieta pacientes neutropénicos

La dietista especializada Josefa Cobos conoce las claves para confeccionar una alimentación adecuada para los pacientes neutropénicos, y conoce varias acciones relacionadas con los alimentos y la nutrición que pueden mejorar su salud. Para ella, las pautas básicas de una dieta neutropénica son:

  1. Las frutas y verduras deben evitarse comerlas crudas, siempre hervidas y la fruta en su caso en lata o en su jugo, o aquella que tengan cáscara gruesa que se pueda eliminar como naranja o plátano.
  2. Al igual que las verduras, los pescados y carnes no pueden estar crudos, y es necesario asegurarse de que se mantengan a 60º C en el centro del alimento. Evitar el salmón ahumado y similar.
  3. Los huevos deben estar bien cocidos y nada de yemas líquidas.
  4. El consumo de leche y derivados lácteos deben ser pasteurizados.
  5. Evitar quesos maduros con moho y quesos azules.
  6. Tomar agua embotellada o del grifo, pero si proviene de un pozo, mejor hervirla durante 1 minuto.
  7. Los zumos naturales de fruta, la miel de abeja y la levadura de cerveza, tampoco son aconsejables.

Dieta para pacientes neutropénicos

Una persona neutropénica es aquella que experimenta un nivel bajo de glóbulos blancos especialmente de los glóbulos blancos denominados neutrófilos. Sus causas pueden ser varias, pero destaca aquellos pacientes que padecen cáncer y están en tratamiento con quimioterapia.

pacientes neutropénicosPara la dietista Josefa Cobos, una alimentación adecuada es importante para todos y explica las razones. “Nuestros niveles de energía se ven afectados por los alimentos que comemos, al igual que nuestro estado de ánimo y el modo en cómo nos sentimos respecto a nosotros mismos”, señala. Por lo tanto, una dieta equilibrada en la que incluya frutas y verduras, buena hidratación y ejercicio físico es fundamental en todos los casos. Comer bien ayuda a las personas con cáncer a sentirse mejor  y a estar más fuertes durante y después del tratamiento. Ayuda a mantener el peso y a menudo toleran mejor los efectos secundarios producidos.

Prevención de la leucemia

La dietista Josefa Cobos, artífice de Diesalud, es muy concisa en este tema: “No existe dieta, alimento, ni suplemento conocido que pueda prevenir, causar, tratar o curar la leucemia, el linfoma o el mieloma. No obstante, hay varias acciones relacionadas con los alimentos y la nutrición que pueden hacer una diferencia en su salud y en cómo se siente”, apunta.

La manipulación higiénica de los alimentos es importante para todos. “Los sistemas inmunitarios de las personas que están recibiendo tratamiento contra el cáncer están debilitados. Con la “dieta neutropénica” se caracteriza por excluir ciertos alimentos con el objetivo de reducir las tasas de infección. Ésta dieta, acompañada de otras medidas como la práctica clínica, el uso de ropa protectora y regímenes especiales, son de utilidad a la hora de instaurar un tratamiento”, relata.

La dieta se estructura para proteger a los pacientes de las posibles fuentes de contaminación alimentaria, excluye alimentos que pueden contener hongos, mohos y levadura (por ejemplo, los quesos fermentados, azules, y comidas fermentadas). Una higiene adecuada tanto de los alimentos como todo aquello en contacto con estos es fundamental.

Para Cobos, es muy importante seguir esta serie de consejos:

  1. Mantener limpias las manos, los  mostradores, los platos, las tablas para cortar y lo utensilios de cocina.
  2. Cambiar a menudo las esponjas de lavado.
  3. Lavar bien las frutas y verduras que se vayan a consumir.
  4. Utilizar tablas para cortar y utensilios distintos para aves, res y pescados.
  5. Descongelar los alimentos en el refrigerador o en el microondas.
  6. Asegurarse de una buena cocción de alimentos con la medida de temperatura.
  7. Asegurarse que los alimentos, no están pasados de fecha y presentan buen aspecto.

Alimentos que previenen el cáncer

Aunque parezca que no tiene mucha relación, la ciencia, esa misma que procura los remedios para vivir más años, cada vez avanza mas sobre lo importante de la prevención y la mejor forma de prevenir enfermedades y tener, no sólo una larga vida,  sino una buena calidad de vida es a través de la alimentación y el ejercicio al aire libre. 

La dietista Josefa Cobos, artífice de Diesalud, explica que “los alimentos nos proporcionan todos los nutrientes necesarios para que esa máquina perfecta, que es nuestro cuerpo funcione a las mil maravillas”.

Alimentos y frutas anti cáncer.

¿Cuáles son los mejores alimentos para prevenir el cáncer?

Aceite de oliva: tiene efecto antitumoral y anti-hipertensor

Alcachofas, contiene inulina, bastante eficaz en la prevención del cáncer de mama y cólon.

Algas: son depurativas, ricas en minerales y vitaminas y contienen fibra.

Chocolate negro: su contenido en flavonoies y antioxidantes, nos protege del daño celular.

Salmón:  el omega 3 que contiene beneficia nuestro corazón y arterias y también para mejorar el estado de las personas con cáncer.

Uva : la piel y las pepitas contienen el resveratol, que bloquean los agentes cancerígenos y el crecimiento de tumores

Remolacha roja: es un potente regenerador celular.

Soja: sus isoflavonas, protegen frente al cáncer de mama.

Té: sus poli fenoles, anulan los efectos de las nitrosaminas y tiene poderes antioxidantes.

Huevos: hay estudios que afirman que tienes protectores por su alto contenido en aminoácidos esenciales, vitaminas y minerales.

Legumbres : ricas en fibra e inhibidores de proteasas que previene de tumores de mama y colon principalmente.

Tomate: un caroteno que contiene, protege contra el cáncer de próstata.

Yogur: las bacterias que contiene (acidofilus, lactobacilos) regeneran la flora intestinal y evitan la aparición de productos tóxicos en la digestión.

Agua:  aunque no es un alimento en sí, es imprescindible para el buen funcionamiento de nuestro metabolismo, ya que es un regulador y además nos ayuda a eliminar toxinas de nuestro cuerpo.

Evidentemente, estos son sólo algunos de ellos, ya que la lista es mucho más extensa. Cobos tiene un aporte más sobre los alimentos que previenen el cáncer.  “Debéis incorporar en vuestra dieta aquellos alientos que contienen antioxidantes evitan el deterioro prematuro de lás células y los alimentos ricos en fibra tienen efecto protector ya que ejercen un mecanismo de secuestro de metabolitos potencialmente cancerígenos”, y nadie mejor que una dietista para deciros cuáles son los que más se adecuan a vuestra dieta.