Archivo del Autor: Manuel Antonio Fernández Fernández

Manuel Antonio Fernández Fernández

Acerca de Manuel Antonio Fernández Fernández

El Dr. Fernández es médico en el Instituto Andaluz de Neurología Pediátrica.

Los medicamentos genéricos no funcionan igual que los de ‘marca’ tratando el TDAH infantil

La incorporación de los genéricos al campo de la pediatría es toda una realidad. Ejemplo de ello es la cada vez mayor variedad de problemas pediátricos que cuentan con un genérico dentro de las opciones de tratamiento farmacológico, dada la alta frecuencia del TDAH, y este área no iba a ser una excepción.

El Dr. Manuel Antonio Fernández Fernández, médico en el Instituto Andaluz de Neurología Pediátrica, apunta que “hay patologías neurológicas o respiratorias como la epilepsia o el asma, en las que la llegada de los fármacos genéricos fue un tanto problemática. En el TDAH, nos podemos encontrar con la misma situación”.

Los medicamentos genéricos no siempre funcionan igual que los de marca, según Fernández.


¿Cuál es el motivo de que esto suceda? Según Fernández, los medicamentos de “marca” no son lo mismo que los “genéricos”. En los casos de epilepsia controlada, “el cambio de un medicamento de una marca usual a un genérico ha supuesto la reaparición de crisis epilépticas en múltiples casos”, explica. Igualmente, en pacientes asmáticos se han detectado “abundantes recaídas” relacionadas con este cambio, apunta. 

Precisamente, Fernández deja muy claro un aspecto que considera muy importante: “La finalidad de la aparición de los medicamentos genéricos es el ahorro económico”. Otro tema es si esta es la mejor opción siempre y en todas las circunstancias. “Evidentemente, la respuesta es no. Las recaídas descritas, además de los problemas que provocan a los pacientes, también producen un aumento del gasto que consume el ahorro previo”, señala. “En cualquier patología donde el efecto sobre los síntomas esté estrechamente relacionado con la dosis y duración del efecto del medicamento, (TDAH, epilepsia, asma…) los cambios que suponen los genéricos pueden ser muy contraproducentes”, apunta.

El Dr. Fernández también señala que “la comercialización de un medicamento genérico obliga al laboratorio propietario del medicamento de marca a igualar el precio más bajo, de modo que poco sentido tiene que en determinados servicios públicos de salud se promocione la prescripción de medicamentos genéricos, ya que finalmente el gasto provocado es el mismo y los resultados a lo mejor no”.

Somos lo que comemos: La nutrición ligada al desarrollo de nuestro cerebro y a nuestra salud

Nuestra nutrición influye directamente en el desarrollo de nuestro cerebro.Es habitual escuchar a las madres decir a sus hijos frases muy conocidas como “cómete las espinacas que serás muy fuerte” o “las lentejas tienen mucho hierro”. Efectivamente, nuestro organismo vive gracias a las sustancias que comemos a diario. De hecho, también se dice que los rabitos de pasa son buenos para la memoria. Pues esta sabiduría popular, no deja de ser verdad, ahora sí, lo importante es saber qué es lo que podemos hacer nosotros para aprovechar de la mejor manera posible nuestra alimentación para mejorar nuestra salud y el desarrollo de nuestro cerebro. 

Para el Dr. Manuel Antonio Fernández, Médico Especialista en Pediatría y Neurología Pediátrica en el Instituto Andaluz de Neurología Pediátrica, los ácidos grasos omega 3 forman parte de la envuelta de todas las células de nuestro organismo y han demostrado favorecer el desarrollo neurológico y visual cuando se inicia su ingesta desde el nacimiento. Otras sustancias como el zinc también han demostrado utilidad para favorecer el desarrollo neurológico.

 “Debido al amplio número de estudios existentes sobre el tema, cada vez es más habitual que encontremos en farmacias y para-farmacias diferentes complementos nutricionales basados en omega 3 en combinación con otras sustancias y/o vitaminas que, tomadas junto con una dieta adecuada, pueden ser de gran utilidad para diferentes problemas neurológicos de niños y adultos”, explica. 

Según indica, las frutas, las verduras, el pescado azul y el aceite de oliva son fuentes naturales ricas en minerales, vitaminas y ácidos grasos saludables como el omega 3. “Una dieta típicamente mediterránea junto con una adecuada combinación de complementos nutricionales pueden favorecer el desarrollo neurológico en las situaciones necesarias (TDAH, Retraso del Desarrollo Psicomotor, Trastornos del Desarrollo…)”, apunta. 

Para Manuel Antonio Fernández, entre los complementos existentes, dos buenos ejemplos los encontramos en NUADHA (Nua Biological) y RS Supplements (Rubió), que cuentan con una gama variada de productos basados en omega 3 con los que estamos obteniendo buenos resultados. “Una alta pureza de omega 3 y unas cantidades entre 500mg y 1g de omega 3, son una garantía de calidad y una inversión bien realizada para que nuestro cerebro funcione con los mejores carburantes”, concluye.

A los niños no debe dolerles la cabeza

Quién no ha tenido alguna vez un dolor de cabeza. Esta dolencia es un importante problema desde la infancia a la edad adulta. De hecho, casi el 100% de las personas sufren algún episodio de cefalea a lo largo de la vida. Pero en algunas situaciones, ese dolor, empieza desde una edad muy temprana, lo que acaba siendo un problema no solo para el niño que lo sufre, sino también para los padres. Y sobre todo en un contexto desfavorable, ya que cada vez acuden a las consultas más familias preocupadas porque a alguno de sus hijos les duele la cabeza.

Los dolores de cabeza de los niños pueden afectar a las familias.
En estas circunstancias uno de los factores más relevantes a tener en cuenta es la edad. El Dr. Manuel Antonio Fernández, Médico Especialista en Pediatría y Neurología Pediátrica en el Instituto Andaluz de Neurología Pediátrica, avisa de los cuidadosos que hay que ser en algunos casos. “Cuando un niño pequeño se queja de la cabeza, saltan las alarmas en la familia”, añade Fernández. Aunque las causas graves de dolor de cabeza (tumores, hipertensión intracraneal…) son extremadamente infrecuentes en la pediatría, no debemos olvidar su existencia.

“Cuando los padres de los niños consultan por una cefalea, debemos hacer un interrogatorio a fondo sobre el inicio de los episodios y todas sus características para poder evaluar la urgencia. Siempre es importante tener en cuenta los antecedentes de migraña en la familia, ya que la predisposición a heredarla es elevada”, explica Fernández, que recuerda que no conviene olvidar la “frecuente relación” entre cefalea y sinusitis, síntomas difíciles de diferenciar en algunos casos. Por último, Fernández también recomienda una valoración oftalmológica porque suele ser también frecuente en esas edades que algunos problemas visuales puedan ser la causa del dolor.

Cuando el motivo de la cefalea es una migraña, hay que tener en cuenta las importantes limitaciones en la vida diaria que puede sufrir un niño. “Si los episodios de migrañas son frecuentes provocan absentismo escolar y por supuesto dificultades en la vida familiar (trabajo de los padres, rendimiento académico…)”, apunta. Además, también hay que tener en cuenta que si el dolor es intenso pueden aparecer vómitos y dolor abdominal, hipersensibilidad a la luz y los ruidos que obliguen al chico a estar en su habitación acostado y con todo cerrado. “A veces supone una importante afectación de la calidad de vida de la familia”, recalca.

Tratamiento


Sobre un posible tratamiento efectivo, el Dr. Fernández Fernández señala que “para los episodios existen varias alternativas de tratamiento como el ibuprofeno (a nivel general) y los triptanes (específicos para la migraña), pero también es posible usar tratamientos preventivos para disminuir la frecuencia y la intensidad de los episodios de migraña”.

Las consecuencias de no diagnosticar, tratar y realizar un seguimiento en un TDAH infantil

El TDAH (Trastorno por déficit de Atención e Hiperactividad) es el principal motivo de consulta en las Unidades de Neurología Pediátrica de nuestro país. De hecho, en la actualidad, aproximadamente un niño por clase padece este problema.

Las consecuencias de un TDAH infantil pueden ser demoledoras para el niño.

En el Instituto Andaluz de Neurología Pediátrica desarrollan un Programa Integral de Atención al TDAH en el que abarcamos las diferentes facetas de la medicina moderna (Asistencia, Investigación y Docencia). En él cuentan con la coordinación del Dr. Manuel Antonio Fernández, Médico Especialista en Pediatría y Neurología Pediátrica, Máster en TDAH por la Universidad Pablo de Olavide y con una amplia experiencia en la atención a los Problemas Neurológicos de la Infancia y la Familia al completo. Con la colaboración de la Dra. María Dolores Morillo, Médico Especialista con amplia experiencia y formación en Terapia Orientada al TDAH en los ámbitos Familiar y Escolar, trabajan conjuntamente para conseguir extraer el máximo potencial de las personas con TDAH.

Los síntomas principales del TDAH en niños son la hiperactividad, la impulsividad y/o la ‘inatención’, pero además se suelen asociar otro tipo de dificultades, trastornos del aprendizaje como la dislexia (lenguaje), disgrafía (escritura), discalculia (cálculo)…o trastornos de conducta.

El Dr. Fernández resalta la relevancia de tratar estas dolencias indicadas: “Es importante saber que estas dificultades, en la mayoría de las ocasiones, van avanzando con la edad si no se realiza ninguna intervención, de modo que incluso adolescentes y adultos presentan complicaciones derivadas del TDAH (dificultades en los estudios, problemas laborales, malas relaciones de pareja…)”.

Fernández va más allá y destaca que, teniendo en cuenta su “frecuencia” y la diferente forma de presentarse en cada grupo de edad, es “fundamental”que “las familias tengan un buen conocimiento sobre el tema para poder identificar de la forma más precoz posible los síntomas principales y poner una solución”.

“Muchas familias vienen a mi consulta después de pasar por manos de diferentes profesionales de todos los campos. Algunos llegan diagnosticados, otros no. Unos llegan tratados, otros no, pero la mayoría llega después de mucho tiempo y sin tener aún las cosas claras sobre lo que el TDAH significa”, explica Fernández.

Si alguien tiene dudas sobre si algún familiar (hijos, parejas…) presenta un TDAH, puede realizar una primera consulta gratuita online, o en su defecto una presencial. Y a partir de ahí recibiría los pasos a seguir para conseguir un buen diagnóstico, tratamiento y posible seguimiento.