Archivo del Autor: Remedios Más

Remedios Más

Acerca de Remedios Más

La Dra. Más es médico, especialista en Medicina Familiar, prescriptora de Pronocal y Proteifine y artífice de DoctoraMas.com.

Prevención, síntomas y sospecha del Ictus

El cerebro, foco de los Ictus.
En un tercio de los casos de Ictus o accidente cerebro vascular se dan síntomas previos que pueden durar desde minutos hasta horas y que si se identifican adecuadamente pueden salvar la vida del paciente. El ictus se produce cuando una arteria que lleva sangre a una parte del cerebro se rompe (hemorragia) o se tapona con un coágulo (trombosis), lo que provoca la muerte de las neuronas correspondientes a la zona de irrigación de la arteria.
 
Los factores de riesgo que se pueden prevenir más importantes del Ictus son la Hipertensión, la Fibrilación Auricular, la diabetes y la arteriosclerosis producida por la elevación del colesterol. La edad avanzada y el sexo masculino también son factores de riesgo pero no son modificables. Los hombres entre 45 y 74 años sufren más Ictus, pero a partir de los 85 años quienes tienen mayor riesgo de muerte por sufrirlo, son las mujeres. Algunos síntomas de sospecha de un Ictus son:
 
1.-  PERDER LA VISIÓN DE UN OJO DE FORMA BRUSCA.  Lo más habitual es empezar a ver doble de forma brusca, para notar a continuación pérdida completa de visión de un ojo. Puede durar unos segundos y luego volver a recuperar la visión. El motivo es la obstrucción de la arteria retiniana.
2.- PÉRDIDA BRUSCA DEL EQUILIBRIO acompañado de desorientación y descoordinación. Este síntoma puede durar minutos y luego resolverse, pero también puede ir aumentando de intensidad.
3.- DEBILIDAD O PARÁLISIS MUSCULAR en la cara, brazo o pierna de forma BRUSCA. Este síntoma provoca imposibilidad de movimiento de una parte del cuerpo con sensación de entumecimiento. También puede durar minutos y después solucionarse.
4.- INCAPACIDAD PARA ARTICULAR PALABRAS o PARA ENTENDERLAS: Se puede notar desde dificultad para hablar o entender las palabras, hasta confusión y pérdida de memoria. También es frecuente perder la habilidad de escribir o de realizar cosas habituales como atarse los zapatos o incluso tragar alimentos.
 
5.- PÉRDIDA DE SENSIBILIDAD AL TACTO o incluso al calor o al frío. Se siente una incapacidad para reconocer los estímulos sensoriales táctiles y se suele acompañar de un cambio brusco del estado de ánimo: se siente profunda tristeza o al contrario, gran euforia.

Cómo actuar

La Doctora Remedios Mas nos da algunas pautas de cómo actuar en este caso. “En primer lugar, si se tienen antecedentes de riesgo como la Hipertensión, Fibrilación Auricular, Diabetes o hipercolesterolemia, se debe acudir a urgencias para descartar lo antes posible el ICTUS, ya que, el éxito del tratamiento depende sobre todo de la rapidez en el diagnóstico y tratamiento”, apunta. Además, concluye con algo muy importante: Se sabe que las primeras 4 horas son cruciales para corregir las causas y que no se produzca el temido Ictus”.

La importancia de tener los cinco sentidos de la salud ‘intactos’ para la vida cotidiana

Las revisiones oculares son una de las más importantes.
La salud también afecta a la conducción. Por eso los reconocimientos médicos para las personas que tienen algo tan valioso como el carné de conducir son claves para la renovación, sobre todo a según qué edades. Actualmente el período de vigencia del carné de conducir es de diez años. Una vez cumplidos los 65, el periodo decrece y la renovación es cada 5 años. Y el éxito en los reconocimientos se hace más y más difícil.
 
En general, durante este período es lógico pensar que podemos enfermar, o tener un accidente que nos provoque una incapacidad, una operación que nos limite nuestros movimientos o una enfermedad mental que nos altere nuestra capacidad de decidir. Por estos motivos se hacen los reconocimientos de conductores periódicos.
 
El objetivo principal para un médico que hace estos reconocimientos, como es el caso de la Dra. Mas, es que las personas lo superen.Cuando se detectan enfermedades o conductas que pensamos que pueden alterar su capacidad de conducir, pedimos un informe a su médico de atención primaria o al especialista que lo atiende, porque son los médicos que realmente conocen al paciente y saben si siguen sus recomendaciones de tratamiento o no”, explica Mas. 
 

Para la Dra. Mas, el objetivo es que el conductor “siga conduciendo”, pero como ella misma relata, a veces es necesario “adaptar su vehículo, o limitarle la velocidad máxima, o indicarle que sólo puede conducir con luz diurna”. En algunos casos es viable suspender temporalmente este derecho hasta que el problema se haya solucionado.

 
Las personas mayores de 75 años tienen que revisarse el carné cada 5 años.

Para algunos conductores mayores de 65 años, sus coches son sus piernas, subraya Mas. “Caminan  con dificultad, pero las habilidades motoras necesarias para conducir, las mantienen. Renovando su permiso, ayudamos a que estas personas sean autosuficientes y estén mejor integradas en la sociedad”, explica la Dra. Mas.

 
“Siempre damos los oportunos consejos sanitarios adaptándolos en cada caso. Por ejemplo, en los casos de conductores de más de 75 siempre les indicamos que adapten sus hábitos de conducción a su estado de salud, que hagan recorridos cortos y siempre por calles y carreteras conocidas, evitando horas punta y evitando conducir si las condiciones climatológicas son adversas”, apunta la Dra. Mas.

El agua de mar, extraordinaria terapia para la nutrición celular y curación de enfermedades

Cuántas veces habremos oído lo buena y saludable que es el agua del mar. “Bañarnos en la playa lo cura todo”, una frase que seguro que nuestras madres, padres o abuelas habrán dicho más de una vez. Lo cierto es que el agua de mar tiene propiedades terapéuticas conocidas desde los tiempos de Hipócrates, pero fue gracias a René Quinton cuando se inició la Terapia Marina. Este científico francés demostró que la sangre humana tiene una composición muy similar al agua de mar, por lo tanto, cualquier ser vivo puede ser considerado como un “acuario marino”.

Pero, ¿en qué consiste la terapia marina? La Dra. Remedios Más, especialista en Medicina Familiar, nos explica cómo es esta terapia, innovadora, y que puede ser causa de muchos alivios. “Consiste en administrar agua de mar a los pacientes para mejorar su estado de salud”, asevera, lo que se considera una técnica de “terapia celular”.

“El agua de mar se administra en ampollas bebiblescon distinta concentración (Isotónicas e Hipertónicas)”, indica la Dra. Mas sobre la forma de proporcionarle al paciente el agua de mar. También, apunta, hay otros medios de administración como por ejemplo en forma de sprayspara uso nasal, ocular o cutáneo.

Pero, ¿qué es lo que hace el agua de mar en nuestro organismo? “Contribuye a la salud a través de una renovación y nutrición celular completa. Devuelve a nuestras células su equilibrio proporcionando todos los minerales necesarios para una correcta función celular”, señala Mas.

Gracias a sus propiedades reguladoras y equilibradoras, puede ser usada en múltiples patologías como son la gastroenteritis, deshidratación, desnutrición infantil, psoriasis, eczemas, heridas, quemaduras, enfermedades autoinmunes, fibromialgia, agotamiento y fatiga crónica, enfermedades degenerativas, en medicina deportiva, en convalescencias, etc. “En realidad, el agua de mar proporciona todos los minerales que necesitan nuestras células para que puedan desarrollar correctamente sus funciones, incluyendo las funciones de reparación celular”, explica Mas.

La acción del agua de mar en un enfermo de diabetes.

Estas propiedades no hacen sino que los resultados se puedan ver pronto. Por ejemplo, en las fotografía que se puede ver a la derecha de este artículo se puede apreciar cómo el agua de mar cura una úlcera diabética en apenas dos semanas.

En definitiva, y según concluye Mas, “el agua de mar es una extraordinaria terapia para que nuestras células se nutran y se regulen”.

Enfermedades Raras: Exitoso tratamiento para ‘anular’ la ‘Distonía Idiopática de Torsión”

Imagina que quieres coger un bolígrafo y tu mano no es capaz de hacer la pinza necesaria y se te cae. O que quieres tomar una cucharada de sopa y tu cabeza se gira bruscamente imposibilitando que llegue a la boca, o que estás viendo la televisión y tu cuerpo se tuerce hacia un lado durante unos segundos sin poder evitarlo. Estos ‘errores’ del cuerpo es lo que se denomina Distonía Idiopática de Torsión, una enfermedad genética, consideraba dentro del grupo de las Enfermedades Raras.

 
Aprender a vivir con la Distonía Idiopática de Torsión es muy importante.
Esta enfermedad a veces no es fácil de diagnosticar, precisamente la Doctora Remedios Mas la conoce bastante bien. “Se manifiesta en la infancia, de forma insidiosa, es decir, no da la cara enseguida. Empieza normalmente en un grupo muscular, muy frecuentemente la mano derecha, imposibilitando una correcta escritura o pareciendo que son gestos de torpeza. Y todo esto ocurre en niños de nueve o diez años”. Según relata Mas, al principio, “nadie piensa que es una enfermedad y al niño le caen regañinas y castigos por no escribir bien o por caerle la comida. Hay que tener en cuenta que las habilidades de escritura ya suelen estar adquiridas. El niño escribe bien y de repente, no se le entiende nada, los renglones son torcidos y la presentación descuidada”.
 
Sin embargo, la Distonía Idiopática de Torsión, aunque es una enfermedad genética no se manifiesta en todos los miembros de la familia. Puedes tener el gen DYT1 y, sin embargo, no padecerla nunca. Por lo tanto, es muy difícil sospechar la enfermedad en sus inicios.
 
Remedios Mas explica también como se diagnostica esta enfermedad. “El diagnóstico se hace, en principio, por las manifestaciones clínicas y la confirmación es por pruebas genéticas. Pero como he dicho antes, es una de las llamadas Enfermedades Raras, por lo tanto no hay muchos especialistas que sean expertos en la enfermedad”.

Tratamiento

 
El tratamiento de esta enfermedad se parece al que se aplica a los que sufren Parkinson: relajantes musculares potentes e incluso analgésicos, aunque Remedios Mas apunta alguno más: “La toxina botulínica puede ser útil en algunos grupos musculares para conseguir su relajación, pero su efecto dura apenas tres meses”.
 
Sin embargo, según señala Mas, en algunas ocasiones hay que “añadir” tratamientos psicológicos y psiquiátricos porque es “muy difícil  aceptar la enfermedad”. “Hay que tener en cuenta que no  afecta en absoluto a la inteligencia ni a la voluntad, pero el paciente no es dueño de su cuerpo”, matiza.
 
Mas apunta otras opciones de tratamiento que están siendo un éxito, que califica de “magnífico”. En el Hospital Clínic de Barcelona, el equipo del Neurocirujano, Dr. Jordi Rumià, aplica una “técnica novedosa” que consiste en “implantar un chip en el cerebro” que actúa como “neuroestimulador profundo y corrige la Distonia Idiopática de Torsión“.
 
Es una operación complicada, añade Mas, pero la gran profesionalidad y el amor por su trabajo del Dr. Rumiá consigue curaciones prácticamente totales. “Puedo dar fe de que se cura la enfermedad y  también los efectos psicológicos que produce, porque es como volver a nacer”, concluye Mas.

Muchos síntomas, pocos tratamientos: Día a día del paciente con Sensibilidad Química Múltiple

Dolor en el pecho, broncoespasmo, dermatitis, problemas gastrointestinales, dolor muscular y articular, fatiga extrema, cefaleas, irritación y picor ocular, dificultad para la concentración, problemas de memoria… ¿Le suenan estos síntomas? ¿Cree que los puede padecer? Todos ellos son lo que siente un paciente con Sensibilidad Química Múltiple.

Todos estos síntomas se desencadenan al entrar en contacto con los tóxicos ambientales y prácticamente desaparecen en un ambiente limpio, donde no se utilizan productos químicos agresivos para la limpieza. Es así de sencillo. Otras veces, ocurren con el olor de las pinturas, de los muebles nuevos, en edificios catalogados como ‘inteligentes’ con pobre ventilación al exterior o incluso en ambientes especialmente higiénicos como los quirófanos.

Las máscaras, el ligero estigma de los que padecen Sensibilidad Química Múltiple.

La Doctora Remedios Más ahonda en las razones de estos tóxicos. “Desde las industrias químicas hay una reticencia a admitir que algunos de sus productos pueden provocar enfermedades y se intenta culpar a los pacientes, dando por cierto que son sus propios organismos los que están enfermos y por lo tanto reaccionan de forma anómala a sus productos, en lugar de admitir que la causa de su enfermedad son los propios productos químicos”, explica.

Muchos de estos pacientes, según apunta, han sido “diagnosticados de trastornos de tipo psiquiátrico de ansiedad o depresión”, aunque estos diagnósticos son “sistemáticamente rechazados por el propio paciente”. Otro problema además de sufrir los síntomas, son los posibles tratamientos. “No existe un tratamiento médico para esta enfermedad. Tan sólo evitar la exposición continuada a los tóxicos y tratar, de forma puntual algunos de los síntomas más molestos”, asevera Mas, que también habla sobre el estigma con el que cargan algunos de ellos. “Cada vez vemos más a personas con mascarillas en la cara. Esta es la señal que los identifica”. De hecho, añade “los pacientes son reticentes a acudir a los hospitales o consultas médicas, ya que en estos ambientes se utilizan potentes desinfectantes y hay multitud de olores que les empeoran los síntomas”.

Sin embargo, la tecnología está permitiendo que esto cambie, con el nacimiento de algunas plataformas online que proporcionan a los pacientes la posibilidad de estar en contacto con su médico sin exponerse a los productos ambientales que los enferman.

“Sin necesidad de salir de su ambiente seguro pueden consultar cualquiera de los síntomas que les surjan utilizando los archivos de imagen o vídeo que se pueden adjuntar en la historia clínica. Al mismo tiempo, pueden recibir los consejos higiénicos y los tratamientos puntuales de cada nuevo síntoma”, señala la Dr. Más, una habitual de estas plataformas, que atiende a través de consulta online.

En conclusión, el consenso actual más difundido es que la Sensibilidad Química Múltiple es una patología en expansión que afecta en diferentes grados al 5% de la población.