Archivo de la categoría: Diabetes

Los grupos de alimentos aliados contra la diabetes

alimentos diabetesLa diabetes, como ya hemos explicado en otros artículos, es un exceso de glucosa en el torrente sanguíneo debido a un trastorno del metabolismo en el cual falta la insulina, que es la encargada de repartir la glucosa por todo el cuerpo para la producción de energía  y de llevar toda aquella sobrante hasta el hígado para su conversión en glucógeno, como reserva.

La diabetes puede ser heredada por parte de nuestro material genético, que se presenta a una edad temprana o causada por una mala alimentación y peor estilo de vida.

La diabetes aportada por nuestros genes se llama diabetes tipo I y la que aparece con el tiempo en la edad de adulto se llama diabetes tipo II. Además, hay otros tipos de diabetes como la tipo Lada, que ya recogimos en este blog.

Josefa Cobos, artífice de Diesalud,  matiza sin embargo algunos factores a tener en cuenta sobre la diabetes tipo I: “el hecho de que tus padres o en tu familia haya casos de diabetes, no quiere decir que una persona necesariamente tenga que padecerla, únicamente te avisa de que tienes que tener más cuidado con la alimentación y el estilo de vida”.

Josefa Cobos proporciona a continuación para Salud en la Nube una lista de alimentos que ayudan a combatir la diabetes.

1. Leche y derivados: Leche descremada, quesos frescos y magros, Yogur y requesones elaborados con todo tipo de leche. (Si son descremados mucho mejor)

2. Carnes y embutidos: Pollo, ternera, vaca (sin piel y sin grasa), jamón serrano y jamón York magros.

3. Pescados y mariscos: Pescados magros como la merluza, la pescadilla, el gallo, el lenguado, la dorada, la trucha o el mero.

4. Huevos: De gallina y de pato.

5. Pan y cereales: Arroz en escasa cantidad.

6. Verduras y hortalizas: Todo tipo de verduras: judías verdes (chauchas), acelgas, espinacas, zanahorias, etc.

 7. Frutas frescas: pera, manzana, naranja, ciruela, melocotón, melón y sandía.

 8. Grasas vegetales: aceite de oliva, el maíz, girasol y las margarinas vegetales.

9. Salsas: Todas las que tienen bajo contenido en grasas.

¿Qué es la diabetes? ¿Se hereda o viene por la dieta y el estilo de vida?

Correcta alimentación.La diabetes es un exceso de glucosa en el torrente sanguíneo debido a un trastorno del metabolismo en el cual falta la insulina, que es la encargada de repartir la glucosa por todo el cuerpo para la producción de energía  y de llevar toda aquella sobrante hasta el hígado para su conversión en  glucógeno como reserva.

Según la dietista Josefa Cobos, especialista en tratar la diabetes a través de una correcta alimentación, “la diabetes puede ser heredada por parte de nuestro material genético, que se presenta a una edad temprana o causada por una mala alimentación y peor estilo de vida“.

Cobos recuerda los diferentes tipos de diabetes existentes y su importancia. “La diabetes aportada por nuestros genes se llama diabetes tipo I y la que aparece con el tiempo en la edad de adulto se llama diabetes tipo II, relata. Además, también existe la que sería la diabetes tipo 1,5, también conocida como diabetes tipo LADA. 

Sin embargo, Cobos matiza un aspecto. “Me gustaría hacer una aclaración sobre la diabetes tipo I, el hecho de que tus padres o en tu familia haya casos de diabetes, no quiere decir que necesariamente, tengas que padecerla, únicamente te avisa de que tienes que tener más cuidado con la alimentación y el estilo de vida”, explica.

 

Diabetes tipo LADA, el peligro de una enfermedad silenciosa y progresiva

Diabetes LADA. La diabetes tipo 1,5 o también llamada Diabetes tipo LADA (del inglés Latent Autoimmune Diabetes of Adults) corresponde a un tipo de diabetes que se diagnostica en pacientes adultos, lentamente progresiva, y que generalmente no tienen sobrepeso y por lo tanto muy poca resistencia a la insulina. Se considera una enfermedad autoinmune, porque se producen anticuerpos frente a las propias células Beta del páncreas que son las productoras de la Insulina.

La Diabetes mellitus se produce por una elevación de la glucosa en sangre secundaria a:

  • Déficit absoluto de secreción de Insulina en el páncreas: DIABETES TIPO 1. Generalmente se inicia en la infancia o adolescencia.
  • Resistencia a la acción de la Insulina: DIABETES TIPO 2.  Generalmente se inicia en la edad adulta y se asocia a obesidad.

Se cree que entre un 15 y un 20% de adultos diagnosticados de Diabetes mellitus tipo 2, padecen en realidad este otro tipo de diabetes conocida por tipo 1,5 o LADA.

Debemos sospechar este tipo de diabetes en pacientes de mediana edad (entre 20 y 40 años), habitualmente delgados y que no son sedentarios. No suelen tener elevado el colesterol ni los triglicéridos, ni suelen padecer de hipertensión (características comunes en la diabetes tipo 2).

Cuando se realizan test de Inmunología se detectan anticuerpos que atacan a las células Beta pancreáticas (las que segregan la insulina) y especialmente del tipo antiGAD-65. La reserva pancreática, es decir, los niveles de Péptido C son habitualmente bajos.

Al principio suelen responder bien al tratamiento con algunos antidiabéticos orales debido a que producen una cantidad suficiente de insulina. Los antidiabéticos orales que disminuyen la resistencia a la Insulina no son eficaces. Los fármacos que estimulan la secreción de insulina pueden ser eficaces durante algún tiempo en estos pacientes.

Como media, se empieza a necesitar Insulina dentro de los primeros 4 años, cuando en los verdaderos diabéticos tipo 2 se tarda alrededor de 10 años. Un correcto diagnóstico es esencial para un correcto tratamiento.

Los peligros de la metformina para los diabéticos que se realizan un TAC

La metformina es el fármaco más utilizado en el tratamiento de la Diabetes tipo II. Es un fármaco muy seguro y con muy pocos efectos secundarios.Pero tiene una serie de contraindicaciones muy claras y también de precauciones cuando se ha de practicar un estudio de imagen con contraste yodado tipo TAC o angiografía.

TAC
La Doctora Remedios Más, autora del blog Doctora Mas,  recomienda que se “suspenda” la metformina o cualquier fármaco antidiabético que contenga metformina en su composición, de forma temporal, “antes de cualquier estudio radiográfico con contraste yodado”.

El motivo, según apunta, es que “los contrastes yodados pueden afectar de manera temporal a la función renal, haciendo que se acumule la metformina en el organismo, causando acidosis láctica”. Los síntomas de la acidosis son: Debilidad extrema, dolores musculares, dificultad para respirar, molestias o incluso dolores gástricos, sensación de frío, mareos o palpitaciones.
Metformina. En pacientes que padecen Insuficiencia renal no se recomienda el tratamiento de la diabetes con metformina precisamente porque puede provocar acidosis láctica que puede ser fatal. “La mayoría de pacientes diabéticos sufren afectación de la función renal  en mayor o menor medida.
Por lo tanto, si es diabético, está en tratamiento con metformina y debe realizarse una prueba de imagen con contraste yodado debe suspender la metformina desde dos días antes de la prueba hasta dos días después”, explica Más.

El ejercicio y la alimentación, pilares fundamentales para luchar contra la diabetes

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no fabrica la cantidad de insulina que el cuerpo humano necesita, o bien la fabrica de una calidad inferior. La insulina es la encargada del transporte de la glucosa al interior de las células y al hígado para su transformación en glucógeno. Si el sistema falla, se produce u exceso de azúcar en sangre, denominado  diabetes. Los valores normales se establecen en:

 
  1. De 80 a 120 mg/dl antes de los alimentos.
  2. Niveles inferiores a 160 mg/dl dos horas después de los alimentos.
  3. Entre 100 y 140 mg/dl antes de irse a dormir.

Según la dietista Josefa Cobos, la diabetes afecta al 6% de la población. “Las posibilidades de contraerla aumentan a medida que una persona se hace mayor, de modo que por encima de los setenta años la padece alrededor del 15% de las personas”, apunta. También recalca que es “esencial” educar a los pacientes “para que controlen su diabetes de forma adecuada”, porque, según dice,  “puede acarrear otras enfermedades tanto o más importantes que la propia diabetes”. Algunas de estas enfermedades son las dolencias cardiovasculares, neurológicas, retinopatía o nefropatía.

Síntomas    

El momento de aparición de la enfermedad, así como las causas y síntomas que presentan los pacientes, dependen del tipo de diabetes de que se trate. Los síntomas de la diabetes son ciertamente fáciles de detectar, según señala Cobo, los principales son visión borrosa, sed excesiva, fatiga, micción frecuente, hambre y pérdida de peso.

Debido a que algunos tipos de diabetes se desarrollan lentamente, algunas personas con niveles altos de glucemia son completamente asintomáticas. La detección precoz puede prevenir o retrasar las complicaciones de la diabetes.

DiabetesSobre el tratamiento, Josefa Cobos es muy tajante: “No existe cura para la diabetes. El tratamiento consiste en medicamentos, dieta y ejercicio para controlar el azúcar en la sangre y prevenir síntomas y problemas”.

Una de las claves para luchar contra ella, es la alimentación. “Junto con el ejercicio, la alimentación, es una de los pilares fundamentales para el control de la diabetes”, añade Cobos. Para ella, hay que romper con algunos tópicos que rodean a la enfermedad. “Debemos desechar el mito de que la dieta del diabético es una dieta insípida y excesivamente restrictiva,  nada de eso, una persona diabética puede comer prácticamente de todo, únicamente es necesario unos pequeñas nociones de los alimentos, sobre todo de aquellos ricos en HC, de los que debemos optar por los de bajo índice glucémico (IG). De hecho, su alimentación es totalmente compatible con la del resto de la familia, realizando ligeras modificaciones”, explica.

Como Cobos ha repetido, el ejercicio es el mejoror aliado para equilibrar los excesos, por lo que lanza un consejo clave (además de realizar un buen seguimiento): “Si un día por algún motivo en particular nos hemos excedido en nuestra ingesta, compensaremos haciendo la caminata más larga, para eliminar el exceso de azúcar en sangre”, concluye.