Archivo de la categoría: Nutrición y Salud

Hipotiroidismo e infertilidad, la endocrinóloga África Villarroel analiza la cuestión

Dra. África Villarroel Bajo

Dra. África Villarroel Bajo

El hipotiroidismo es una condición clínica relativamente frecuente ya que afecta a un porcentaje de entre el 1 y el 4% de la población. Muchos de quienes lo padecen desconocen que lo son y existe cierta controversia sobre los niveles de hipotiroidismo que deben ser tratados. Por eso resultan de interés los artículos que publica en su blog la Doctora África Villarroel, a la que además se puede consultar a través de Internet ya que dispone de un servicio de atención online en Qoolife. Esta excelente médico se describe a sí misma como “especialista en Endocrinología y Nutrición con 14 años de experiencia en el sector público. Tratando de facilitar el contacto médico-paciente gracias a internet”.

Os puedo recomendar dos post recientes sobre hipotiroidismo:

  1. Hipotiroidismo en el adulto. En este post resume los principales contenidos de la guía clínca de hipotiroidismo en el adulto.
  2. El tiroides y la fertilidad. En este post nos explica cómo el hipotiroidismo subclínico puede ser una de las causas de infertilidad en la mujer.

Desde aquí quiero agradecer a la Dra. Villarroel su esfuerzo por transmitir de forma clara la complejidad de la endocrinología y el afán por llevar sus conocimientos a todo aquél que los necesite ofreciendo su servicio de consulta online a través de nuestra plataforma.

Dr. Rafael Pinilla

Director Médico de Qoolife

 

¿Qué debemos hacer cuando una persona mayor se queja de que no ve?

Todos tenemos cerca de algún familiar o conocido que se queja de que con sus gafas ya no ve bien pero sigue leyendo y además vamos viendo que últimamente está mas torpe, parece mas retraído de carácter e incluso alguno se cae, se pierde por la calle, caminan mas lentos y siempre por la acera con sombra; en casa o tienen todas las luces encendidas o todas las persianas cerradas; en la cocina se les caen los botes con mas facilidad, rompen mas vasos, se les empieza a quemar la comida… En definitiva, que sufre una pérdida de visión.
pérdida visión¿Cuál es realmente el problema que ellos tienen? ¿Qué es lo que notan en la vista? ¿Les molesta la luz?¿Tropiezan con los bordillos?¿Se quejan de ver una mancha, de ver borroso? ¿Se equivocan al utilizar los productos de limpieza o de aseo? ¿Se lavan con el champú en vez de con el gel? ¿Se acercan mas a la televisión en su casa pero en la nuestra no? ¿Se equivocan al comprar? ¿Pierden el dinero y nunca saben el valor que tienen las monedas?

Lo primero que pensamos es que si el médico no ve que su estado de salud general ha empeorado es que nuestro familiar está “más viejo”. Sabemos que muchos pacientes que padecen una enfermedad neurológica tienen más problemas de visión aunque no lo asociamos.

Todos hemos oído que “a partir de una edad la vista no varía” y muchos pensamos que “si no hay más graduación” no se puede hacer más. Pero sí, se puede hacer más. La visión es diferente y ver como a los 20 años ya no va a ser posible pero trabajando vamos a conseguir mejorarla.

Por nuestra experiencia sabemos que una persona mayor que se queja de que no ve es que realmente nota algo que no sabe definir muy bien pero que le incapacita para realizar las tareas que hasta ahora ha hecho con normalidad.

Proceso pérdida de visión

Debemos llevarles al oftalmólogo para que les haga una revisión, les indique el tratamiento, si se puede tratar, y les explique qué pueden esperar de esta enfermedad, evolución…
Si es posible y el paciente lo admite sería conveniente en el caso de verlo muy hundido, que acudiera a un psicólogo.

A continuación deben acudir a un óptico-optometrista que se dedique a la baja visión para que les haga un estudio y les explique también el tipo de ayuda que les puede prescribir, cómo va a ver a partir de ahora así como el tipo de rehabilitación visual que necesita para poder realizar las actividades que hasta ahora hacía.

Las ayudas que se pueden prescribir van desde una graduación diferente a la que llevan, gafas especiales para leer, filtros específicos (no unas gafas de sol), una lupa ( no vale cualquier lupa) un telescopio …hasta ayudas no ópticas que les facilite alguna labor que vayan a realizar ( cocinar, pintar, lectura, coser…)

No debemos rendirnos, tenemos dos ojos para toda la vida y no se gastan por usarlos.

¿Qué es la baja visión?

A medida que la población va envejeciendo empiezan a aparecer problemas visuales que antes no llegaban a detectarse. En un estudio realizado en 2012 sobre afectados por baja visión en España, cerca de 1 millón de personas padecen enfermedades que degeneran con baja visión y este número aumenta con los años.

baja visiónDesde hace unos años se están realizando programas prevención y control discapacidad visual, campañas sensibilización…por parte de los gobiernos. El 80% del total mundial de casos de discapacidad visual se pueden evitar o curar.

Las personas que padecen baja visión son personas que tiene una visión muy pobre, menos de un 30% lo que les incapacita para realizar tareas en su vida diaria. Está pérdida suele ir acompañada además de pérdida de campo de visión.

Todos hemos oido comentar: está muy torpe, choca con todo , se cae con mucha facilidad, no mira por dónde anda… Esto normalmente pasa cuando en el campo de visión aparecen “manchas” que impiden que vean por la zona central o por la periférica. Tiene además asociado cambios de comportamiento, comunicación, orientación en el espacio…

Baja visión: diagnóstico

Cuando se les diagnostica alguna de estas patologías necesitan un periodo de “duelo” para poder digerir y acostumbrarse a vivir con ello porque es para siempre y en un porcentaje muy alto es degenerativo con lo que van a seguir perdiendo visión.

Sería conveniente, en muchos casos, que acudieran primero a un psicólogo, tanto ellos como sus familiares, para que les ayuden a aceptar la enfermedad. Estos pacientes suelen deprimirse porque muchas veces no comprenden el por qué ,en esta época con tantos adelantos, no existe una solución a sus problemas.

En una consulta de baja visión el trabajo que se realiza, siempre en colaboración con el oftalmólogo de referencia del paciente que nos proporciona toda la información relativa a la enfermedad y tratamiento recibido, es el de proporcionar las ayudas necesarias para mejorar la visión útil y enseñarles a manejarse de la mejor manera posible en su vida diaria.

El proceso final en el tratamiento de la baja visión en el que enseñamos desde el uso de las ayudas prescritas hasta la utilización de la visión útil (resto visual) es la Rehabilitación Visual y , dependiendo del problema que presente el paciente, puede ser la parte mas importante ya que, teniendo en cuenta esto, el paciente va a poder desarrollar su vida con mas autonomía en algún campo : lectura, escritura, cocina, hobbies, higiene personal, ver televisión, etc.

Pautas alimenticias a seguir en la hernia de hiato

Una hernia de hiato es un desplazamiento del estómago a través del diafragma hacia la cavidad torácica (protusión), a través del hiato, que es un pequeño orificio en el diafragma por dónde pasa el esófago a partir del cual se convierte en el estómago.

hernia hiato

Es una de las causas más frecuentes del reflujo gastroesofágico, ya que impide que el píloro mantenga alejado del esófago los fuertes ácidos gástricos. Aunque la hernia de hiato se puede sufrir a cualquier edad, es más común en personas de 50 años en adelante.

Existen varias tipos de hernias de hiato que exponemos a continuación:

  • Por deslizamiento, la más común (95%) en donde la unión gastroesofágica se mueve por encima del diafragma conjuntamente con una porción del estómago.
  • Paraesofágica, en la que parte del estómago se va herniando a través del hiato diafragmático sin que se presente movimiento de la unión gastroesofágica.
  • ¿Por qué se produce la hernia de hiato?
  • Envejecimiento: la causa más común, ya que con la edad la musculatura pierde tensión, también la del esófago, que se vuelve más débil facilitando la protusión del estómago.
  • Estreñimiento: el esfuerzo al que se ve sometida la cavidad abdominal de las personas que padecen estreñimiento repercute en un desplazamiento de la parte superior del estómago.
  • Obesidad: El gran volumen que desarrollan las personas obesas produce presión en los órganos internos, también en el estómago forzando el paso a través del hiato.
  • Tos crónica: toser supone un gran esfuerzo para la cavidad torácica.
  • Tabaquismo: cada vez se relaciona más el hábito de fumar con la aparición de hernia de hiato.
  • Levantar peso
  • Estrés
  • Pautas alimenticias a seguir
  • En caso de que el paciente sea obeso, se indicará una dieta de adelgazamiento, ya que la obesidad favorece el reflujo.
  • No tomar alimentos demasiado líquidos ni demasiado sólidos, optar por textura crema o puré.
  • No tumbarse después de comer, permanecer semi incorporado.
  • Evitar los alimentos especialmente grasos.
  • No tomar alimentos irritantes como te, café, chocolate, alcohol, cítricos, snacks salados.
  • Limitar los alimentos flatulentos, de tomarlo se hará en pequeñas cantidades.
  • Es preferible que los alimentos se preparen hervidos, a la plancha o en guisos muy sencillos

Hernia de hiato: recomendaciones alimentarias

hernia hiato

Las recomendaciones alimentarias y pautas a seguir en caso de padecer una hernia de hiato son las siguientes:

  • Carnes: pollo, ternera, conejo, hígado de cerdo o cordero, jamón serrano y cocido.
  • Pescados: Optar por los pescados blancos.
  • Lácteos: siempre descremados y los quesos en pequeña cantidad.
  • Huevos: tomarlos en tortilla o pasados por agua.
  • Hortalizas: crudas, salvo la cebolla, el pepino y pimiento.
  • Frutas: se pueden tomar frescas o cocidas, evitar los cítricos y las frutas flatulentas.
  • Grasas: No tomar embutidos, quesos

La dieta vegetariana en el día a día

dieta vegetarianaLas dietas vegetarianas están a la orden del día, cada vez son más las personas que dicen negarse a comer productos de origen animal, unos por conciencia y otros por ciencia, el caso es que es importante poner algo de luz a este maremágnum de datos incoherentes a los que nos vemos sometidos cada día a través de las redes sociales. Pienso que la información sin clasificar deja cabos sueltos, por eso he visto conveniente definir los tipos de dietas vegetarianas y las repercusiones que pueden tener para la salud.

Una dieta vegetariana se caracteriza por una alimentación a base de productos vegetales, esto incluye frutas, verduras, legumbres, cereales, semillas, frutas desecadas y frutos secos, aunque a simple vista puede parecer fácil, no lo es tanto, ya que no existe un único tipo de dieta vegetariana.
• Dieta-vegetariana-estricta
En este tipo de dieta la alimentación se basa única y exclusivamente en alimentos de origen vegetal, no incluye lácteos, huevos ni ningún tipo de carne. Con esta dieta se producen muchas carencias nutricionales, con riesgo de padecer anemia, osteoporosis e incluso retraso en el crecimiento de los niños.
• Dieta-lacto-vegetariana

Incluye tan sólo alimentos vegetales y lácteos, por lo que pueden aparecer carencias nutricionales por la falta de hierro hemo y vitamina B12.

• Dieta-ovo-vegetariana

Tan sólo incluye alimentos vegetales y huevos, pudiéndose producir carencias nutricionales de vitamina B12, hierro hemo y calcio.

• Dieta-lacto-ovo-vegetariana

En este caso la alimentación se hace un poco más variada y tiene menor peligro de incurrir en carencias nutricionales, ya que aunque no incluye carne, si está permitidos productos de origen animal, como el huevo, leche y derivados lácteos.

¿Qué pasa con la dieta vegetariana y los niños?

La dieta vegetariana requiere especial vigilancia sobre todo en los niños, para que un niño coma bien sus padres tienen que comer bien y, sobre todo, tener una buena cultura alimentaria. Independientemente del tipo de dieta que elijan, proporcionarles unos buenos hábitos alimentarios en la infancia a nuestros hijos será un regalo que le haremos para toda la vida y que en definitiva redundará en la salud y el bienestar de toda la familia y de la sociedad en general.

Mi consejo como dietista, sobre todo tratándose de niños, es consumir alimentos de todos los grupos y que estos sean en lo posible de origen biológico, incluyendo siempre cereales integrales, semillas, legumbres, verduras y frutas.
Evitaremos los cereales refinados, las harinas blancas, el azúcar, la bollería industrial, los alimentos procesados y los aditivos.