Las revisiones oftalmologicas, claves para detectar el ojo vago en niños

Con el inicio del curso escolar es frecuente que a los padres les surjan algunas dudas relacionadas con la visión de sus hijos. Las dificultades para ver bien la pizarra o para la lectura pueden ser señal de diferentes problemas de visión. Estas cuestiones pueden verse fácilmente solucionadas mediante las revisiones oftalmológicas recomendadas por las diferentes sociedades científicas.

Una niña tras realizar una revisión.

Para la Dra. María Dolores Morillo, especialista en Oftalmología Pediátrica en el Instituto Andaluz de Neurología Pediátrica, la visión, junto con la audición constituyen la principal vía de entrada de información al cerebro, por lo que “resultan clave para el desarrollo madurativo y el aprendizaje”, según apunta. Dada la vital importancia de la visión en nuestra vida “es necesario realizar valoraciones periódicas incluso en ausencia de síntomas de alarma”.

Las guías de práctica clínica establecen cuando acudir al oftalmólogo. “En general se recomienda una valoración oftalmológica especializada antes del primer ciclo de educación obligatoria, momento en el que es posible detectar niños que presentan riesgo de desarrollar una ambliopía u ojo vago. Estos niños podrán ser tratados con éxito permitiendo que alcancen una visión óptima para su edad”, explica la Dra. Morillo.

La predisposición para presentar ojo vago no es fácilmente identificable por los padres ni por el pediatra, por lo que se recomienda el estudio sistemático de todos los niños entre los tres y los seis años. En función de los resultados de la primera consulta, el oftalmólogo propondrá un calendario personalizado de revisiones, añade Morillo.

Según relata, el estudio de la visión en los niños comprende varias técnicas y pruebas. Para la mayoría de ellas no es necesario que el niño hable con el oftalmólogo. La incorporación de técnicas novedosas, como el screening visual informatizado y portátil PlusoptixR permite el estudio de la visión desde los 6 meses de edad y sin necesidad de colaboración por parte del niño. Esto hace este equipo un referente en la valoración de niños pequeños, personas con problemas neurológicos o del lenguaje, personas con problemas de movilidad… La medición se realiza a distancia sin contacto con el paciente.

Las revisiones son muy importantes para detectar el ojo vago.Finalmente, para Morillo, queda un tema importante por aclarar: El papel de las ópticas en la atención visual. Este punto resulta interesante porque, según explica, “en los últimos años las ópticas han incorporado servicios orientados hacia la salud visual”. Sin embargo, para la propia Morillo, “la formación académica de los ópticos y optometristas los convierte en unos excelentes profesionales pero no les dota de las competencias clínicas necesarias, por lo que no están capacitados para estudiar adecuadamente el desarrollo visual o las patologías oculares”, sentencia. Por tanto “el estudio de ojo vago y los defectos visuales no puede realizarse en la óptica y deben ser evaluados por un médico especialista en oftalmología“, finaliza.

Nuestra visión es el principal medio de contacto con el mundo que nos rodea, por lo que cuidar los ojos es de máxima importancia. Y ese cuidado puede empezar desde aquí mismo. Si quieres consultar con la Dra. Morillo para  realizar una consulta online, lo puedes hacer desde aquí mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

tres × 5 =