El papel del ejercicio físico en los pacientes con EPOC

PACIENTE CON EPOCLa EPOC es una enfermedad inflamatoria que provoca la obstrucción de las vías respiratorias. Hacer ejercicio contribuye a mantener la forma física y permite hacer frente a los síntomas (especialmente la disnea) de una manera más útil.

Según la Dra. Olga Araújo, especialista en medicina interna, “el ejercicio mejora la utilización del oxígeno, fortalece la musculatura, disminuye la fatiga y ayuda a controlar la disnea”, explica. Por ello, propone practicar alguna actividad física que le guste en la medida de sus posibilidades, le ayudará a sentirse mejor y mejorará su calidad de vida.  La Dra. Araújo ofrece en esta vía importantes factores a recordar:

  • Cambiar los ejercicios para no crear rutinas aburridas.
  • Practicar con amigos para hacer la actividad más amena.
  • Seguir su propio ritmo. No se debe intentar realizar esfuerzos excesivos.
  • Elegir una alimentación saludable.

La Dra. Araújo aconseja también “darse una recompensa” al alcanzar los retos marcados.  Y por supuesto ante cualquier molestia consultar a un médico, a la vez que propone: 

      1. Empezar por una actividad sencilla y tan fácil de llevar a cabo como pasear o subir escaleras.
      2. Los ejercicios para fortalecer la parte inferior del cuerpo pueden ser bicicleta fija, subir escaleras, caminar, etc. Estos ejercicios fortalecen las piernas y aumentan el tono muscular y la flexibilidad. Ayudan a moverse mejor.
      3. Como ejercicios para fortalecer la parte superior del cuerpo podría hacer ejercicios ligeros con pesas para mejorar la fuerza de los músculos respiratorios, los músculos del brazo y los hombros.

Finalmente, la Dra. Araújo ofrece también algunos ejercicios a realizar que benefician al paciente:

  1. Póngase delante del primer peldaño y tome aire por la nariz.
  2. Suba los peldaños que pueda (1, 2 ó 3) soplando.
  3. Pare y tome aire de nuevo por la nariz.
  4. Siga subiendo y sople (1, 2 ó 3).

Un pensamiento en “El papel del ejercicio físico en los pacientes con EPOC

  1. Pingback: El papel del ejercicio físico en los pac...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Doce + Nueve =