Programas en domicilios que aumentarían la supervivencia en los pacientes cardíacos

pacientes en casaLas enfermedades cardiovasculares son la causa principal de morbilidad y mortalidad en los países industrializados. Representa el 30% de todas las muertes en el mundo y el 48% de las muertes en Europa. Sin embargo, los avances en el tratamiento de la patología cardíaca han incrementado de forma significativa la supervivencia de los pacientes.

Entre las medidas cardiovasculares preventivas, además del tratamiento farmacológico, existe consenso en el beneficio de los programas de rehabilitación cardíaca para mejorar el control de los factores de riesgo cardiovascular, la supervivencia y la calidad de vida en los pacientes que han sufrido un evento coronario.

En nuestro país, a pesar de los beneficios que aporta la rehabilitación cardíaca, se estima que sólo un 5% de los pacientes que podrían beneficiarse de un programa de rehabilitación ingresan en ellos. Indicando que los programas de rehabilitación cardíaca en España se encuentran infrautilizados.

La actividad física es un factor importante en los programas de rehabilitación cardíaca y se recomienda su realización durante la fase de seguimiento (fase II) en las unidades de rehabilitación cardíaca, y en la fase domiciliaria (fase III). El problema es que las unidades de rehabilitación cardiaca en España están centradas sobretodo en la fase II y únicamente un tercio de las unidades tiene organizada la fase III, por lo que la adherencia al ejercicio un año después de haber finalizado la fase II decrece entre un 20-40%.

El control de estos programas en el entorno domiciliario con supervisión médica a distancia podría dar una buena solución a este problema, ya que permitiría realizar un seguimiento de los distintos parámetros biomédicos de los pacientes, archivar estos datos para su posterior consulta por el equipo médico y alertar si fuese necesario a los profesionales sanitarios en caso de producirse una descompensación de los mismos que supongan un riesgo para la salud del paciente.

Se estima que un sistema de este calibre (como los que ya hay en el mercado, por ejemplo, Qoolife), aplicado a un programa de rehabilitación cardíaca mejoraría los resultados clínicos, los conocimientos de los usuarios respecto a su enfermedad, y las conductas de salud sobre su patología de base. Además podría aumentar la eficacia de los programas de rehabilitación cardíaca, reducir los costes de los mismos y aumentar la proporción de pacientes que podrían beneficiarse de ella.

Autor: José Luis Ramos Martín. Estudiante de Medicina. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

4 × cuatro =