El hígado graso: síntomas y tratamiento

El hígado graso (conocido clínicamente como la esteatosis hepática) tradicionalmente es una enfermedad muy relacionada con el excesivo consumo de alcohol, sin embargo en la actualidad, cada vez está más se relaciona con obesidad, diabetes tipo II y dislipemias,  que a su vez son consecuencia de una alimentación inadecuada y del sedentarismo.

Hígado graso. Pero, ¿en qué consiste el hígado graso? Al hígado concurren los triglicéridos provenientes de de la dieta, es en el hígado donde se procesan y se distribuyen a todo el organismo, también es en el hígado donde se almacenan las grasas no utilizadas por nuestro metabolismo como grasa de reserva para producir energía cuando nuestra actividad diaria lo necesite. Si el aporte de grasa de la dieta es excesivo, el hígado no trabaja al nivel que debiera o ambas cosas a la vez, lo más probable es que padezcamos de hígado graso.

La dietista Joseba Cobos, artífice de Diesalud, valora la gravedad de esta dolencia. “Normalmente es una enfermedad benigna que si se ataja a tiempo tomando las medidas alimenticias adecuadas no presenta ningún peligro para la salud, sin embargo si no se hacen los cambios adecuados en nuestro estilo de vida puede degenerar en patologías más graves e incluso cirrosis hepática”, apunta.

¿Cuáles son los síntomas del hígado graso?

  • Malestar general
  • Dolor en la parte alta del abdomen
  • Cansancio y fatiga crónica
  • Pesadez
  • pérdida de peso
  • En algunas ocasiones ictericia.

Tratamiento para el hígado graso.

“No hay ningún tratamiento específico para el hígado graso, ni demasiados ensayos clínicos, que nos lleven más allá de de una  alimentación sana y la misma dieta que para cualquier dislipemias”, explica Josefa Cobos.

Consejos alimentarios

  • Bajar de peso, con una dieta equilibrada que evite las bajadas y subidas bruscas de peso, sería un factor de riesgo añadido.
  • Cambiar las leches enteras por desnatadas, mejor yogures o kéfir.
  • Evitar las grasas de origen animal.
  • Tomar carnes magras y proteínas de origen vegetal, ya que en muchos casos se produce resistencia a la insulina.
  • Reducir  dulces y harinas.
  • Eliminar de la dieta los alimentos industrializados que contengan grasas hidrogenadas.
  • Que no falte en la dieta las vitaminas A, C, E y selenio, son fuertes antioxidantes que evitarán la degradación celular.
  • Incluir en la dieta mucha fibra como verduras, fruta, legumbres y cereales integrales. evitará una mayor absorción de grasas y azúcares de la dieta.
  • Tomar pescado azul, al menos,  dos veces por semana.
  • Frutos secos crudos, sobre todo nueces, una ración al día (20-30 g.).
  • Aliñar las ensaladas con limón, es un buen desengrasante.

3 pensamientos en “El hígado graso: síntomas y tratamiento

  1. Pingback: El hígado graso: síntomas y trata...

  2. Pingback: El hígado graso: síntomas y trata...

  3. Pingback: Esteatosis hepática - Médico Internista. Medicina Interna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

dieciocho − dieciseis =