Los peligros de las dietas milagro ¿Cómo evitarlos?

En todas las dietas milagro, de una manera u otra, se pierde peso de una forma inadecuada. La mayoría de las veces sin, que lo notemos nosotros, pero el cuerpo finalmente sí que lo nota. Por tanto, realizar una dieta milagro, en ocasiones, puede ser muy peligroso y dañino para el cuerpo humano porque no se busca un equilibrio de nutrientes ni se se establecen rutinas saludables, básicas para una alimentación sana y beneficiosa para el organismo.

Dieta milagro

El dietista y nutricionista Xavier Valles explica que “para perder peso de una forma consistente, sostenible y no aferrarse a una dieta milagro hay que seguir unas pautas y un plan dietético-nutricional que tenga en cuenta una alimentación equilibrada y personalizada, un correcto estilo de vida y una propuesta de ejercicio físico adaptado a las capacidades de cada individuo”.

Para Valles, uno de los riesgos de las dietas milagro es que son muy desequilibradas a medio largo plazo. “Las dietas milagro basadas en alto contenidos en proteínas están asociadas a enfermedades crónicas como la osteoporosis, algunos tipos de cáncer y obesidad, y no hay ninguna prueba científica que pruebe que una dieta muy alta en proteinas ayuda a perder peso a largo plazo”, explica Valles, que recuerda que una dieta milagro de este tipo es la llamada Dieta Dukan.

Otro riesgo es establecer paralelismos entre alimentos y grupos sanguíneos. Científicamente no hay relaciones entre el tipo de sangre y el uso que nuestro cuerpo hace de la grasa. “La Dieta del grupo Sanguíneo se basa en restricciones de alimentos y una dieta equilibrada siempre incluirá todos los grupos de alimentos”, explica Valles.

Una denominada dieta milagro muy habitual, y que también entraña riesgos  para la salud, es la dieta de la alcachofa, que propone ingerir alcachofa exclusivamente durante tres días para perder peso de una forma rápida. “Así se perderá peso, pero de agua, y no de grasa, lo que aumenta el riesgo de la pérdida de minerales que pueden alterar los riñones, y al dejar de comer alcachofa, se recuperarán los kilos perdidos”, explica Valles.

En definitiva, la mejor forma para evitar los peligros de la dieta milagro es llevar una alimentación adecuada y que incluya todos los grupos alimenticios que el cuerpo humano necesita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

diecisiete + tres =