Psicología online: Causas y tipos más comunes del Trastorno obsesivo-compulsivo

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es un trastorno de ansiedad (como la agorafobia y la fobia social) caracterizado por pensamientos intrusivos, recurrentes y persistentes, que producen inquietud, aprensión, temor o preocupación, y conductas repetitivas, denominadas compulsiones dirigidas a reducir la ansiedad asociada. 

 

Para la psicóloga especialista Sonia Carod el trastorno obsesivo-compulsivo consiste en “la presencia de obsesiones que producen ansiedad”, que justamente provoca que “para aliviar la ansiedad producida por las obsesiones la persona tiene la necesidad de hacer una serie de acciones y comportamientos que se llaman compulsiones”.
El TOC se puede tratar con medicación y terapia.

Las causas del Trastorno obsesivo compulsivo (TOC) pueden ser diferentes:
1. Como consceuencia de situaciones estresantes o estados depresivos.
2. Como consecuencia de una infancia marcada por un exceso de perfección y responsabilidad.
3. Herencia: tiene una pequeña base genética
4. Por un funcionamiento anormal en determinadas áreas del cerebro.
Sin embargo, Carod apunta que no solo hay un tipo de este trastorno, sino que hay muchos tipos más a tener en cuenta:
 
  • Lavado o limpieza: Lavado excesivo ( de manos, de cuerpo, de alguna parte del cuerpo), de ropa, de la limpieza de la casa.
  • Mentales: Obsesionados por hacer una tarea mental. P.ej: sumar, repetir un pensamiento…
  • De verificación: Verificar que no ha pasado nada malo, o que no han hecho daño a nadie. P.ej: verificar que la puerta de casa está cerrada
  • Acumuladores: Acumular cosas.
  • Religiosos: Si no han hecho determinada acción Dios les castigará.
  • Sexuales: Preguntan obscenidades, hacen gestos obscenos.
  • De agresión: Insultan a otras personas, se obsesionan con hacer daño físico a alguien.
 

Para Sonia Carod, existen otros trastornos asociados al TOC, como son el trastorno de pánico, trastornos depresivos, abuso de alcohol y juego patológico, trastornos de alimentación, hipocondría, cleptomanía, exhibicionismo. Suelen ser trastornos crónicos, apunta, pero “con el tratamiento adecuado la persona puede llevar una vida normal”, señala.

Para la Dr. Sonia Carod, la mejor forma de combatirlo es combinar un tratamiento farmacológico junto con el tratamiento psicológico. “Dentro del tratamiento psicológico aplicamos la terapia cognitivo-conductual ya que a nivel cognitivo trabajamos las obsesiones y a nivel conductual las compulsiones (acciones para aliviar la ansiedad producida por las obsesiones)”, finaliza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

11 + 10 =