¿Qué es la fibrilación auricular y cuál es su tratamiento?

La línea de abajo con la flecha azul marca la fibrilación. La fibrilación auricular, comúnmente llamada “FA” por los médicos, es la arritmia más frecuente que se padece en el corazón. La FA como tal consiste en una alteración del ritmo cardíaco que ocurre cuando el marcapasos natural del corazón, el nodo sinusal, pierde el control y otras células cardíacas a nivel de las aurículas, se encargan de las contracciones auriculares.

 
La Dra. Remedios Más, autora del blog Doctora Mas,explica directamente el principal rasgo de esta dolencia:La aurícula no se contrae sino que tiembla: es decir, fibrila, eso es exactamente lo que ocurre”. Así, apunta también la principal consecuencia que eso conlleva. “Al no vaciarse completamente la aurícula porque las contracciones no son eficaces, se forman trombos que al soltarse al torrente sanguíneo, pueden provocar embolismos. La consecuencia más frecuente del embolismo es el ICTUS cerebral”, apunta.
 
Diagnosticar la fibrilación auricular se hace  través de un electrocardiograma.

Realizar un diagnóstico no siempre es tan sencillo como pueda parecer a primera vista tras la definición. El diagnóstico de sospecha lo da la clínica del paciente. Con frecuencia notan taquicardias y sensación de leve vahído. En otros pacientes, es asintómatica y sólo se descubre por casualidad, señala la Dra. Mas, que recuerda que el diagnóstico definitivo siempre lo da un electrocardiograma.

 

Una vez detectada la fibrilación auricular hay que comenzar un tratamiento basado, según Más, en tres objetivos:

 
  1. Restaurar el ritmo cardíaco sinusal : Hay que valorar las condiciones del paciente y considerar la cardioversión  Es un choque eléctrico en el pecho, similar al que se utiliza en la resucitación y que con mucha frecuencia restaura el ritmo sinusal.
  2. Controlar la frecuencia cardíaca: Se utilizan medicamentos antiarritmicos que reducen la excitabilidad de las células cardíacas.
  3. Profilaxis antitrombótica: Independientemente de la estrategia que se utilice en el tratamiento inicial de la FA, TODOS los pacientes deben recibir PROFILAXIS ANTITROMBÓTICA. Una anticoagulación eficaz reduce el riesgo de ictus en un 68%.

Prevención y tratamientos

 

Sin embargo, el principal reto no es otro que la prevención. Para Mas, “prevenir la hipertensión arterial, la diabetes y la hipercolesterolemia son a largo plazo las medidas más eficaces”, añade.

 

Sobre los nuevos tratamientos, muchos pacientes se preguntan si la tecnología está aportando algo a esta dolencia. La respuesta es afirmativa. La ablación cardíaca por sistemas GPS es, en la actualidad, el tratamiento más novedoso. “Consiste en localizar las células que están alterando el ritmo cardíaco e inactivarlas”, concluye Más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

cuatro × tres =