Archivo de la etiqueta: alimentación

Somos lo que comemos: La nutrición ligada al desarrollo de nuestro cerebro y a nuestra salud

Nuestra nutrición influye directamente en el desarrollo de nuestro cerebro.Es habitual escuchar a las madres decir a sus hijos frases muy conocidas como “cómete las espinacas que serás muy fuerte” o “las lentejas tienen mucho hierro”. Efectivamente, nuestro organismo vive gracias a las sustancias que comemos a diario. De hecho, también se dice que los rabitos de pasa son buenos para la memoria. Pues esta sabiduría popular, no deja de ser verdad, ahora sí, lo importante es saber qué es lo que podemos hacer nosotros para aprovechar de la mejor manera posible nuestra alimentación para mejorar nuestra salud y el desarrollo de nuestro cerebro. 

Para el Dr. Manuel Antonio Fernández, Médico Especialista en Pediatría y Neurología Pediátrica en el Instituto Andaluz de Neurología Pediátrica, los ácidos grasos omega 3 forman parte de la envuelta de todas las células de nuestro organismo y han demostrado favorecer el desarrollo neurológico y visual cuando se inicia su ingesta desde el nacimiento. Otras sustancias como el zinc también han demostrado utilidad para favorecer el desarrollo neurológico.

 “Debido al amplio número de estudios existentes sobre el tema, cada vez es más habitual que encontremos en farmacias y para-farmacias diferentes complementos nutricionales basados en omega 3 en combinación con otras sustancias y/o vitaminas que, tomadas junto con una dieta adecuada, pueden ser de gran utilidad para diferentes problemas neurológicos de niños y adultos”, explica. 

Según indica, las frutas, las verduras, el pescado azul y el aceite de oliva son fuentes naturales ricas en minerales, vitaminas y ácidos grasos saludables como el omega 3. “Una dieta típicamente mediterránea junto con una adecuada combinación de complementos nutricionales pueden favorecer el desarrollo neurológico en las situaciones necesarias (TDAH, Retraso del Desarrollo Psicomotor, Trastornos del Desarrollo…)”, apunta. 

Para Manuel Antonio Fernández, entre los complementos existentes, dos buenos ejemplos los encontramos en NUADHA (Nua Biological) y RS Supplements (Rubió), que cuentan con una gama variada de productos basados en omega 3 con los que estamos obteniendo buenos resultados. “Una alta pureza de omega 3 y unas cantidades entre 500mg y 1g de omega 3, son una garantía de calidad y una inversión bien realizada para que nuestro cerebro funcione con los mejores carburantes”, concluye.

El ejercicio y la alimentación, pilares fundamentales para luchar contra la diabetes

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no fabrica la cantidad de insulina que el cuerpo humano necesita, o bien la fabrica de una calidad inferior. La insulina es la encargada del transporte de la glucosa al interior de las células y al hígado para su transformación en glucógeno. Si el sistema falla, se produce u exceso de azúcar en sangre, denominado  diabetes. Los valores normales se establecen en:

 
  1. De 80 a 120 mg/dl antes de los alimentos.
  2. Niveles inferiores a 160 mg/dl dos horas después de los alimentos.
  3. Entre 100 y 140 mg/dl antes de irse a dormir.

Según la dietista Josefa Cobos, la diabetes afecta al 6% de la población. “Las posibilidades de contraerla aumentan a medida que una persona se hace mayor, de modo que por encima de los setenta años la padece alrededor del 15% de las personas”, apunta. También recalca que es “esencial” educar a los pacientes “para que controlen su diabetes de forma adecuada”, porque, según dice,  “puede acarrear otras enfermedades tanto o más importantes que la propia diabetes”. Algunas de estas enfermedades son las dolencias cardiovasculares, neurológicas, retinopatía o nefropatía.

Síntomas    

El momento de aparición de la enfermedad, así como las causas y síntomas que presentan los pacientes, dependen del tipo de diabetes de que se trate. Los síntomas de la diabetes son ciertamente fáciles de detectar, según señala Cobo, los principales son visión borrosa, sed excesiva, fatiga, micción frecuente, hambre y pérdida de peso.

Debido a que algunos tipos de diabetes se desarrollan lentamente, algunas personas con niveles altos de glucemia son completamente asintomáticas. La detección precoz puede prevenir o retrasar las complicaciones de la diabetes.

DiabetesSobre el tratamiento, Josefa Cobos es muy tajante: “No existe cura para la diabetes. El tratamiento consiste en medicamentos, dieta y ejercicio para controlar el azúcar en la sangre y prevenir síntomas y problemas”.

Una de las claves para luchar contra ella, es la alimentación. “Junto con el ejercicio, la alimentación, es una de los pilares fundamentales para el control de la diabetes”, añade Cobos. Para ella, hay que romper con algunos tópicos que rodean a la enfermedad. “Debemos desechar el mito de que la dieta del diabético es una dieta insípida y excesivamente restrictiva,  nada de eso, una persona diabética puede comer prácticamente de todo, únicamente es necesario unos pequeñas nociones de los alimentos, sobre todo de aquellos ricos en HC, de los que debemos optar por los de bajo índice glucémico (IG). De hecho, su alimentación es totalmente compatible con la del resto de la familia, realizando ligeras modificaciones”, explica.

Como Cobos ha repetido, el ejercicio es el mejoror aliado para equilibrar los excesos, por lo que lanza un consejo clave (además de realizar un buen seguimiento): “Si un día por algún motivo en particular nos hemos excedido en nuestra ingesta, compensaremos haciendo la caminata más larga, para eliminar el exceso de azúcar en sangre”, concluye.

Las causas ‘ocultas’ de la hipertensión arterial y sus posibles tratamientos dietéticos

hipertensiónLa tensión arterial es la presión que el corazón ejerce sobre las arterias para que éstas conduzcan la sangre hacia los diferentes órganos del cuerpo humano. La presión máxima se obtiene en cada contracción del corazón (sístoles) y la mínima (diástoles), con cada relajación.<

Josefa Cobos, dietista, conoce muy bien esta dolencia y sabe el cuidado que hay que tener para diagnosticarla, tratarla y que no deje huella en el cuerpo humano. “Normalmente la presión alta no presenta ningún síntoma, por lo que muchas personas pueden ser hipertensas sin saberlo, lo que hace que  puedan desarrollar cardiopatía y problemas renales como consecuencia de ello”, señala.

Algunos motivos que causan la hipertensión arterial son la obesidad, la abundante sal, el consumo excesivo de alcohol, la herencia genética de los padres, el sedentarismo, la raza (los negros son más propensos por genes), la edad, el sexo (los varones son más propensos) y los medicamentos (como conceptivos orales, esteroides anabolizantes y antiinflamatorios, entre otras cosas, etc.).

Cobos sabe bien los peligros que puede tener esta dolencia a medio plazo. “La hipertensión se considera como un factor de riesgo de enfermedad cardiovascular, por lo que es muy importante observar una serie de recomendaciones dietéticas, orientadas para la normalización del peso, control de la calidad de la grasa y del colesterol, así como asegurar una cantidad adecuada de fibra y antioxidantes naturales, relacionados con la prevención de estas enfermedades” apunta.

Esta especialista en tratar en su consulta este tipo de problemas apunta algunos consejos para que la comida resulte más apetitosa . “Los alimentos ácidos como el vinagre de manzana o vino y el zumo de limón o los aliáceos como el ajo, la cebolla, cebolleta o puerro son recomendables”, indica.  “La albahaca, el hinojo, comino, estragón, laurel, tomillo, orégano y el perejil son hierbas aromáticas muy recomendables” añade Cobos, que también recuerda que la pimienta, el pimentón y el azafrán “van muy bien”.<

Cobos hace una última recomendación explicando que “para intensificar más los sabores, podemos macerar el aceite de oliva y el vinagre con hierbas aromáticas, e incluso es muy buena idea dejar las carnes y el pescado aliñados desde el día previo”. Algo sencillo y que puede dar beneficios a medio plazo.

Algunas recomendaciones a evitar

A evitar: Sal,  café, té, sopas de sobre, conservas, zumos envasados, charcutería, carnes ahumadas y curadas, moluscos y crustáceos, pescados ahumados y secados, aceitunas y encurtidos, patatas de bolsa y todo tipo de snacks, condimentos salados y bebidas refrescantes y todos aquellos alimentos que tengan sodio añadido.

Consumir:Fruta natural, verduras y hortalizas frescas, carnes frescas, pescado fresco, patatas, legumbres, harina y cereales con moderación.

Aconsejados:Queso de burgos, mantequilla, requesón y pan,  sin sal, cuajada, leche,  frutos frescos, carnes y aves no grasas

La alimentación, clave para combatir el exceso de ácido úrico que provoque gota o artritis

El exceso de ácido úrico o gota es una enfermedad reumática y metabólica que radica en un estilo de vida poco saludable y una alimentación incorrecta, aunque hay casos en los que también puede ser heredada.

           

El exceso de ácido úrico puede traer problemas evidentes.

La proteína que ingerimos diariamente no se almacena en nuestro cuerpo, como si lo hacen las grasas y los hidratos de carbono. La combustión de la proteína genera unas sustancias de desechos que son tóxicos, son fabricados por el hígado y eliminados por nuestro riñón, a través de la orina.

Josefa Cobos, dietista, alerta de la clara relación entre una alimentación poco saludable y el exceso de ácido úrico. “Si comemos más cantidad de alimentos proteicos (carne y pescado) del que corresponde a nuestra estructura física, aproximadamente un gramo por kilo de peso del individuo y día, nuestro metabolismo se ve obligado a eliminar diariamente el exceso sobrante, forzando a nuestro hígado y a nuestro riñón a trabajar horas extras”.

Cobos añade las consecuencias de la sobrecarga de actividad “con el tiempo acaba dañando nuestros órganos, dificultando la tarea de eliminar el sobrante diario, éste exceso, los cristales de ácido úrico se quedan circulando en la sangre acumulándose al final, sobre todo,alrededor de las articulaciones,así como en los tendones y el tejido que los envuelve, lesionándolos gravemente, pudiendo, incluso, provocar tumefacciones y molestas enfermedades como la gota”, apunta.

Cobos señala que normalmente el contenido del ácido úrico en sangre es de 2 a 4 mg/100 ml en mujeres y hasta 6.8 mg/100 ml. en los varones. Todo lo que se salga de ese intervalo puede ser perjudicial. Sin embargo, el exceso del ácido úrico también provoca otras dolencias que pueden ser graves como:

  • Enfermedades renales: porque el ácido úrico no se elimina por la orina de forma adecuada.
  • Leucemias:debido a la gran destrucción de células sanguíneas propia de esta patología.
  • Dietas para adelgazar, ricas en purinas: son las famosas dietas a base de proteínas.
  • Otras enfermedades: psoriasis, algunas anemias, neumonías, alteraciones del tiroides y paratiroides.

Josefa Cobos resalta que tampoco se puede olvidar otra enfermedad que proviene de lo mismo: la artritis. Éste mal, se puede curar, pero siempre y cuando se siga un régimen especial de alimentación, y complementándolo con plantas medicinales que purifiquen la sangre, eliminen ácido úrico y activen las funciones de los órganos del cuerpo.

Quienes padecen artritis manifiestan por lo general jaquecas, eczemas, urticaria, reumatismos gotosos, gota, dolores de articulaciones, lumbago, dolor de cabeza, ciática, dolores nerviosos en diversos lugares del cuerpo, piedras en los riñones, erupciones en la piel, etc.

Por lo tanto, para poder eliminar el ácido úrico lo más importante es una correcta  alimentación. Entre los alimentos permitidos están los cereales; las verduras y hortalizas; frutas, carnes, pescados y huevos (sin sal, ni ahumados, ni enlatados y secados); lácteos y derivados; grasas y aceites; azúcares y dulces (mejor si son caseros y sin incluir bollería industrial); y bebidas lights, té y zumos de frutas.

Entre los alimentos no permitidos se encuentras las carnes rojas (embutidos y chacinas); las bebidas carbonatadas, cerveza y todas las alcohólicas; verduras y varios (frutos secos, tomates, espinacas, conservas, setas, espárragos, maní); pescados y frutos de mar (mariscos, lenguados, sardinas, anchoas, caballa, arenque); y aderezos (salsas picante, de carne, pastillas para caldo mayonesa y sopas industriales). Y por supuesto ni ketchup ni mostaza.

Si tienes más dudas, o quieres ahondar en tu caso concreto, sabiendo lo que debes comer y lo que no, y como combatir algunas de estas enfermedades citadas a base de una buena alimentación, la dietista Josefa Cobos te espera para resolver todas tus dudas.