Archivo de la etiqueta: anorexia

Las causas psicológicas y sociales que se esconden detrás de la vigorexia

En ocasiones, los que parecen más fuertes, pueden ser los más débiles. Algo así sucede a las personas que sufren algunos trastornos alimentarios muy comunes en los últimos años, sobre todo desde que la imagen se ha convertido en algo que se asocia directamente al éxito o al fracaso. Lo mismo que está ligado a la dismorfia muscular o la anorexia invertida, más conocida por su denominación más popular en los últimos tiempos, la vigorexia.

 
Pero ¿Qué es exactamente la vigorexia? La dietista Josefa Cobos conoce muy bien este trastorno y su implantación en el cuerpo humano. “La vigorexia es un trastorno emocional aunque aún no está reconocido como enfermedad por la comunidad médica internacional” sentencia. Como casi todos los trastornos de la alimentación, empiezan “de una forma sutil”, de manera que hasta que no está en un estadio avanzado, es difícil  ser detectado por las personas del entorno de quien lo padece, y mucho menos por quien lo sufre, apunta Cobos.
 
Uno de los principales síntomas, responde a pautas psicológicas. “La persona se obsesiona por su estado físico hasta niveles patológicos, tienen una visión de sí mismos distorsionada,  se ven débiles y enclenques”, señala Cobos. En sus inicios, son personas muy “aficionadas a practicar deporte”, de forma que “poco a poco lo convierten en el centro de su vida”, añade.  De esta manera, llegan a abandonar en muchos casos las relaciones sociales y descuidan otros aspectos de su vida, para dedicar todo su tiempo a entrenar y a cultivar el cuerpo. 

 
Pero el peligro de la vigorexia, para Cobos, no acaba ahí, y afecta a una vertiente social. “Con el tiempo ven que con la práctica de deporte no consiguen el cuerpo deseado, empiezan a incorporar ejercicios de musculación, lo practican de una forma metódica y constante, convirtiéndose en una obsesión, renuncian a viajar, reuniones familiares o de amigos, o cualquier otra actividad que le obligue a interrumpir su rutina; incluso entrenan con dolor y lesiones”, sentencia. 

 
El daño social que puede provocar este trastorno aún va más allá, ya que en muchos casos, los afectados van abandonando a sus amigos de siempre que son “reemplazados”por los compañeros del gimnasio, entre los que se siente “cómodo y comprendido”.“Estos nuevos compañeros valoran mucho su esfuerzo y dedicación, cosa que no ocurre entre sus familiares, que llegan a manifestar su preocupación por el exceso de ejercicio”, concluye Cobos.

 

Drunkorexia, un desorden alimenticio entre la anorexia y el alcoholismo

A veces, cualquier tendencia social se puede convertir en un desorden alimenticio grave. Es lo que ha sucedido con la temida drunkorexia (unión de drunk, que es ebrio en inglés, y el sufijo griego orexia, que significa apetito), un desorden que se refiere a aquellas personas que ingieren la mínima cantidad de alimentos posible para compensar el alto contenido calórico del alcohol, y así poder beber todo lo que deseen.

La drunkorexia, un trastorno alimenticio muy ligado a la anorexia y el alcohol.

La reputada dietista Josefa Cobo, especialista en tratar desórdenes alimenticios y artífice de Diesalud, ahonda en algunas de las raíces de la drunkorexia y de una forma tajante. “En un mundo donde la apariencia física es más importante que el ‘yo’ interno y en el que estamos rodeados de cuerpos moldeados, para la mayoría de jóvenes entre 18 y 25 años la salud pasa a un segundo plano”. 

Cobo sabe perfectamente que es entonces cuando enfermedades como la bulimia y la anorexia toman protagonismo. Y si a eso le sumamos las drogas y el alcohol, el “resultado” puede ser “definitivo y en el peor de los casos, mortal”, asevera.

 
Su experiencia como dietista le ha hecho saber identificar perfectamente en qué circunstancias se produce este trastorno: “Dejar de comer lo que se debería para ingerir alimentos poco saludables y cargados de calorías vacías es una práctica común en todas aquellas personas que tienen problemas de sobrepeso”. Además, Cobo recalca la importancia del alcohol. “Si a esto le añadimos el alto consumo, entramos de lleno en este nuevo trastorno alimenticio”.

Según relata, el desorden alimenticio puede aparecer de dos maneras. Por un lado, las personas deciden no comer para así poder beber y por otro lado, las personas deciden no comer porque han bebido demasiadas calorías. Y según añade Cobo, ambas relaciones son nocivas para la salud. “Beber con el estómago vacío, como decimos comúnmente, incrementará muy rápidamente los niveles de alcohol en la sangre y forzará a trabajar de una manera desmedida a nuestro hígado. Si combinamos todo esto con un sistema inmune ya comprometido por la malnutrición, sabemos que cualquier efecto  secundario se verá incrementado”, apunta la dietista.


Sin embargo, y a pesar de lo que ya ha apuntado Cobo, la drunkorexia no acaba aquí. “Se debe prestar especial atención a este tipo de trastornos, ya que en la mayoría de ocasiones, este tipo distorsión alimentaria se presenta acompañada de anorexia o bulimia, lo cual incrementa todos los riesgos y las consecuencias negativas”, subraya. 


Para prestar la debido atención y las dudas que pueda surgir, Josefa Cobo recomienda realizar un seguimiento online o una dieta online a través de su consulta online, para así poder comenzar a abordar el problema a tiempo de que no sea más grave.


Como posible solución, Cobo apunta a la observación directa del entorno, sobre todo al más cercano. “La invitación sigue siendo para los padres, instituciones educativasy para la sociedad en general a observar a las personas que puedan ya estar iniciando este tipo de prácticas y estar bajo riesgo de presentar una condición más severa”, concluye.