Archivo de la etiqueta: diagnóstico EPOC

EPOC, definición y diagnóstico de la cuarta causa de muerte en el mundo

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, conocida bajo las siglas EPOC, es la cuarta causa principal de muerte en el mundo y representa un importante reto de salud pública ya que es una patología tanto prevenible como tratable. La EPOC es una de las principales causas de morbilidad y de mortalidad en todo el mundo; muchas personas sufren esta enfermedad durante años y mueren de forma prematura como consecuencia de ella o de sus complicaciones. A nivel mundial, la carga de la EPOC se prevé que aumente en las próximas décadas debido a la continua exposición a los factores de riesgo de la EPOC y al envejecimiento de la población.

EPOC

La Dra. Olga Araújo, especialista en medicina interna, explica que la EPOC es una enfermedad de adultos, no de niños. “Una persona puede tener EPOC si tiene dificultad en respirar o tos persistente. Los médicos pueden ayudar a mejorar la sintomatología relacionada con la enfermedad y a enlentecer el progresivo deterioro de los pulmones, pero como su propio nombre indica, es una enfermedad crónica”, señala. Al seguir las recomendaciones del médico, el paciente se sentirá con menos falta de aire, va a toser menos, se va a sentir más fuerte, va a moverse mejor y se encontrará en un mejor estado de ánimo.

Diagnóstico

Una persona debe consultar a un médico si tiene problemas para respirar o si su tos dura más de un mes. El médico examinará al paciente.  Le preguntará sobre su respiración y su salud. Le preguntará sobre su casa y los lugares en los que ha trabajado.

Para el diagnóstico de EPOC se requiere de una prueba sencilla de respiración llamada espirometría. “Esta prueba es muy fácil y su realización no es dolorosa. Se le pedirá al paciente que respire con fuerza en un tubo de goma conectado a una máquina llamada espirómetro. Con ello se obtiene una estimación real de los volúmenes pulmonares”, explica Araújo. Y en función del resultado se puede diagnosticar EPOC y valorar la gravedad de la misma.

Como pruebas adicionales se suele recomendar la realización de un análisis de sangre que incluya un hemograma y una bioquímica sanguínea con función renal e ionograma. En casos de EPOC en menores de 40 años se suele solicitar la determinación de una sustancia en sangre, la alfa-1-antitripsina, cuyo déficit produce EPOC. En función del estadío evolutivo de la EPOC y de los síntomas que presente el paciente se podría determinar un estudio del funcionalismo cardíaco con un ecocardiograma. Pero como pruebas adicionales básicas en el momento del diagnóstico es necesario realizar también una radiografía de tórax y un electrocardiograma.