Archivo de la etiqueta: listeriosis

La listerosis durante el embarazo de la mujer: Recomendaciones para evitarla

Mucho se conoce la toxoplasmosis, sus riesgos y modos de prevenirla, pero menos comentada a la embarazada es la listeriosis. La listeriosis es una enfermedad producida por una bacteria nociva Listeria monocytogenesque puede encontrarse en la tierra y en alimentos refrigerados listos para consumir (carne de res, carne de pollo, pescados y mariscos, y productos lácteos, como la leche y productos lácteos sin pasteurizar, o alimentos preparados con dicha leche).

Para Patricia Briñón, matrona profesional que ofrece servicios online, la listeriosis “es una enfermedad poco común en la población general; sin embargo, tiene importancia en las gestantes y recién nacidos, por lo que se debería advertir a la gestantes de su existencia y posibles vías de transmisión”. En España, la incidencia en gestantes ha ido aumentando y es mayor que la observada en la población general; se estima en 12-17/100.000 habitantes.

Para Briñón, la listeriosis asociada a gestación se puede manifestar en cualquier etapa, aunque es más frecuente en el tercer trimestre. “Dos tercios de las embarazadas afectadas de listeriosis manifiestan un cuadro parecido a un proceso gripal, en otras no produce síntomas”. Una vez adquirida se puede transmitir la infección dentro del útero al bebé y desarrollar importantes problemas de salud, que van desde abortos a secuelas neurológicas, cardíacas o renales en el recién nacido. Por esta razón, la “prevención” de la listeriosis es muy importante.

Algunas medidas de prevención que se pueden tomar son tan básicas como regular el frigorífico, que debe indicar una temperatura de 4° C o inferior, y el congelador debe estar a -18° C. En torno a la alimentación:

 
No comer:
 
 
Salchichas, embutidos, fiambres y otras comidas preparadas, a menos que estén recalentados y que desprendan calor, quesos blandos, como Feta, Brie y Camembert, quesos con venas azules, queso blanco, queso fresco, a menos que estén procesados con leche pasteurizada. Asegúrese de que la etiqueta diga: “hecho con leche pasteurizada”. Patés o pastas de carne para untar refrigerados. Carnes, pescados y marisco a medio cocer. Mariscos ahumados refrigerados directamente del envase. Leche cruda (sin pasteurizar) o alimentos que contengan dicho tipo de leche. Frutas y verduras sin lavar.
 
Si comer:
 
 
 
Patés o pastas de carne para untar enlatados o con estabilidad en almacenamiento (pueden almacenarse en estantes sin refrigeración). Mariscos ahumados enlatado o con estabilidad en almacenamiento.  Es seguro comer pescados y mariscos ahumados si se cocinan en su bandeja, como una cazuela. Leche pasteurizada o alimentos que contengan leche pasteurizada. Quesos duros, quesos semi-blandos; quesos pasteurizados. Carnes, pescados y mariscos cocinados completamente. Restos de comida: es importante recalentarlos hasta que desprendan vapor. Lavar todas las frutas y verduras con agua.