Archivo de la etiqueta: Nutrición y Salud

Consejos para mantener la línea en Navidad y no engordar: terapias nutricionales de choque

La celebración de la Navidad en España es sinónimo de cambiar radicalmente nuestras rutinas nutricionales: comer más, y mejor, que durante el resto del año. Reuniones familiares, de empresa, etc., en la que ingerimos abundantes cantidades de comida superiores al resto del año. En algunos casos, con consecuencias evidentes a los pocos días: el sobrepeso.

Dieta en Navidad.

Según la dietista Josefa Cobos, artífice de Diesalud, en Navidad “nuestra mente se resiste a que se engorde, pero algunas presiones son difíciles de sortear, como la de los amigos y los familiares, y nos incitan a comer”. Esta situación nos crea un cargo de conciencia que nos hace reflexionar ¿Nos compensa perder el equilibrio nutricional de todo el año en tan solo 15 días?

Desde esta perspectiva, Josefa Cobos nos sugiere algunas recomendaciones básicas para mantener la dieta en Navidad y no perder nuestra balanza nutricional, y lo basa en tres pilares: ejercicio físico, dieta de choque y evitar el alcohol.

Ejercicio físico

“Aprovechando que tendremos  un poco más de tiempo libre, programemos   actividades con tus amigos y familia al aire libre, el sol es muy importante para la vitamina D, que a su vez, es imprescindible para la fijación del calcio en los huesos”, apunta Josefa Cobos, que apuesta por una rutina de ejercicios para completar los excesos.

El ejercicio físico mantiene la dieta.Además, también cree que todo es cuestión de motivación y oportunidad. “Es una magnífica oportunidad para retomar aquellas aficiones que habías olvidado, jugar al fútbol en la playa, subir a ese monte cercano o recorrer la ciudad disfrutando del cálido ambiente navideño”, matiza.

Como remedio fácil y accesible por todo, Cobos aconseja algo muy sencillo de hacer: beber agua. “Beber ocho vasos de agua diario ayuda a comer menos, ya que el agua ofrece una sensación de saciedad”. Como añadido, explica que incluso se puede tomar algún complemento alimenticio de fibra, como glucomanano, un saciante mecánico coadyuvante en dietas de adelgazamiento.

Dieta de choque

Una forma estupenda de desafiar a las grasas navideñas, es hacer lo que se conoce como una dieta de choque. Es decir, tras comilonas señaladas hacer dos días de choque para depurar y limpiar el organismo.

No ingerir alcohol

Una de las acciones que acompañan a la Navidad, además de al exceso de comida, es la ingesta de cantidades más altas de lo habitual de bebidas alcohólicas, como anís, coñac, ginebra, ron o moscatel, entre otras. Para Josefa Cobos, es necesario evitarlas porque “son un aporte de calorías vacías excesivo, sobre todo el tema de licores, mejor una copa de buen vino tinto, blanco o sidra, que apenas os aportarán calorías”, concluye.

Sintrom y otros tratamientos anticoagulantes para regular la fibrilación auricular

fibrilacion auricularLa fibrilación auricular, como ya se ha explicado en otro artículo anterior,  es la arritmia más frecuente que se padece en el corazón, y consiste en una alteración del ritmo cardíaco que ocurre cuando el marcapasos natural del corazón, el nodo sinusal, pierde el control y otras células cardíacas a nivel de las aurículas, se encargan de las contracciones auriculares.

Para combatir esta dolencia cardíaca hay que poner un tratamientos que se adapte a los factores de riesgo. Para la Dra. Remedios Mas, el tratamiento se establesegún la presencia o ausencia de factores de riesgo”. Lo que se hace es “sumar” un punto por cada uno de estos factores: insuficiencia cardíaca congestiva, hipertensión arterial, diabetes mellitus y antecedentes de Ictus. “Así se puede saber que tratamiento anticoagulante es el más indicado”, apunta.

Así, de esta manera, “los pacientes que suman más de dos puntos son tratados con sintrom, mientras que los que suman 0 o 1 puntos son tratados con Aspirina“, comenta la Dra. Mas, que también apunta que “los pacientes con riesgo elevado de embolismo por fibrilación auricular también tienen  más riesgo de hemorragia y el manejo de los fármacos anticoagulantes es muy delicado”, por lo que hay que tenerlos en cuenta.

Sobre el tratamiento, añade que “el sintrom se interfiere por los alimentos y por muchos fármacos por lo que requiere monitorización frecuente para valorar el INR que debe estar entre 2 y 3″. La aspirina, por su parte, “tiene efectos secundarios gastrointestinales frecuentes con tendencia a la hemorragia”, concluye.

Otros tratamientos

Para Mas, existe un nuevo medicamento, Pradaxa (Dabigatron), que posee una eficacia equivalente en anticoagulación, una tasa de sangrado menores, no requiere monitorización de INR, tiene pocas interacciones con fármacos y alimentos y tiene una dosificación fija para el tratamiento a largo plazo.

 

Sus indicaciones son 1) La prevención primaria de tromboembolismo venoso en pacientes sometidos a cirugía de reemplazo total de rodilla o de cadera y 2) La prevención del ICTUS y embolismo sistémicoen pacientes adultos con Fibrilación auricular y uno o más factores de riesgo. Para Mas, “su principal inconveniente es el precio del tratamiento, ya que es mucho más caro que el sintrom, por lo que menos accesible.

La listerosis durante el embarazo de la mujer: Recomendaciones para evitarla

Mucho se conoce la toxoplasmosis, sus riesgos y modos de prevenirla, pero menos comentada a la embarazada es la listeriosis. La listeriosis es una enfermedad producida por una bacteria nociva Listeria monocytogenesque puede encontrarse en la tierra y en alimentos refrigerados listos para consumir (carne de res, carne de pollo, pescados y mariscos, y productos lácteos, como la leche y productos lácteos sin pasteurizar, o alimentos preparados con dicha leche).

Para Patricia Briñón, matrona profesional que ofrece servicios online, la listeriosis “es una enfermedad poco común en la población general; sin embargo, tiene importancia en las gestantes y recién nacidos, por lo que se debería advertir a la gestantes de su existencia y posibles vías de transmisión”. En España, la incidencia en gestantes ha ido aumentando y es mayor que la observada en la población general; se estima en 12-17/100.000 habitantes.

Para Briñón, la listeriosis asociada a gestación se puede manifestar en cualquier etapa, aunque es más frecuente en el tercer trimestre. “Dos tercios de las embarazadas afectadas de listeriosis manifiestan un cuadro parecido a un proceso gripal, en otras no produce síntomas”. Una vez adquirida se puede transmitir la infección dentro del útero al bebé y desarrollar importantes problemas de salud, que van desde abortos a secuelas neurológicas, cardíacas o renales en el recién nacido. Por esta razón, la “prevención” de la listeriosis es muy importante.

Algunas medidas de prevención que se pueden tomar son tan básicas como regular el frigorífico, que debe indicar una temperatura de 4° C o inferior, y el congelador debe estar a -18° C. En torno a la alimentación:

 
No comer:
 
 
Salchichas, embutidos, fiambres y otras comidas preparadas, a menos que estén recalentados y que desprendan calor, quesos blandos, como Feta, Brie y Camembert, quesos con venas azules, queso blanco, queso fresco, a menos que estén procesados con leche pasteurizada. Asegúrese de que la etiqueta diga: “hecho con leche pasteurizada”. Patés o pastas de carne para untar refrigerados. Carnes, pescados y marisco a medio cocer. Mariscos ahumados refrigerados directamente del envase. Leche cruda (sin pasteurizar) o alimentos que contengan dicho tipo de leche. Frutas y verduras sin lavar.
 
Si comer:
 
 
 
Patés o pastas de carne para untar enlatados o con estabilidad en almacenamiento (pueden almacenarse en estantes sin refrigeración). Mariscos ahumados enlatado o con estabilidad en almacenamiento.  Es seguro comer pescados y mariscos ahumados si se cocinan en su bandeja, como una cazuela. Leche pasteurizada o alimentos que contengan leche pasteurizada. Quesos duros, quesos semi-blandos; quesos pasteurizados. Carnes, pescados y mariscos cocinados completamente. Restos de comida: es importante recalentarlos hasta que desprendan vapor. Lavar todas las frutas y verduras con agua.

Consejos y hábitos de alimentación para prevenir la obesidad infantil

obesidad infantilExisten múltiples formas para luchar contra la obesidad infantil a través de una buena nutrición y unos hábitos alimenticios adecuados. España es un país con unos índices altos de obesidad en edad infantil y juvenil. Aunque no tan altos como en otros países (EE UU), sí que las cifras preocupan a los padres y madres de los niños de entre 0 y 18 años.

Por eso ahí van algunos consejos para luchar contra ella:

  • Evitar usar alimentos como premio o castigo. Esta práctica no favorece el comer por hambre y establece preferencias y rechazos.
  • Cocinar con técnicas culinarias sencillas. Como son al vapor, plancha, horno, papillote, rehogado, etc., que no aumenten el valor calórico.
  • Conseguir un ambiente tranquilo. Una atmósfera acogedora cuando se come es vital, tomarse el tiempo necesario, también.
  • Comer es una necesidad y un placer. La comida debe aportar las cantidades de energía y nutrientes que el organismo necesitas, pero también el bienestar psicosocial que supone un plato gastronómicamente bien preparado, consumido en un lugar agradable y en buena compañía.
  • El periodo de inactividad no deben sobrepasar las dos horas.  No es recomendable que el niño tenga TV y otros equipamientos tecnológicos en la habitación. No se debe comer viendo la TV y es aconsejable disminuir la exposición a publicidad de alimentos.
  • Integrar la actividad física en las rutinas de la familia.
  • Seguir la recomendada dieta mediterránea. El mejor ejemplo de alimentación saludable: aceite de oliva, pescado, legumbres, cereales, pan, frutas, verduras, yogur, frutos secos. Sus distintas combinaciones dan lugar a numerosas recetas de alto valor gastronómico y nutritivo.<Convencidos de la importancia de una buena educación, hay que aprovechar la edad escolar para que los niños se acostumbren a comer bien, a normas de higiene, a respetar los ritmos del sueño y actividad, creando unos hábitos de vida saludables y fáciles de realizar. Si tienes alguna duda sobre como implementar estos consejos, o quieres una atención más personalizada, te puedes poner en contacto desde aquí con la autora de este artículo.

Sobrepeso en la infancia: cómo evitar la obesidad infantil

Llevar una alimentación sana y variada favorecerá a mantener una buena salud durante toda la vida. Este hecho es aún más importante durante la infancia, donde se consolidarán sus hábitos alimentarios para el futuro.
 
La obesidad infantil es un peligro para la nutrición sana de los niños.

El sobrepeso y la obesidad son dos problemas que en la actualidad están tiendo mucha repercusión en niños y adolescentes. En España, la obesidad afecta al 14% la población infantil y juvenil, al 15% de la población adulta y a más del 20% de los mayores de 65 años. Antes de continuar, merece la pena recodar las definiciones del sobrepeso y la obesidad, dado que son términos diferentes. El sobrepeso, se refiere a la situación en el que el peso es mayor que el estándar para la altura del niño, mientras que la obesidad es una afección con exceso de grasa.

 

 
La obesidad infantil es un fenómeno global, en aumento y no controlado, asociado a una mayor probabilidad de muerte y discapacidad en la edad adulta. Los niños con sobrepeso/obesidad tienen mayores probabilidades de seguir siendo obesos en la edad adulta y padecer a edades tempranas enfermedades como la diabetes o las enfermedades cardiovasculares, trastornos del aparato locomotor (artrosis) y ciertos tipos de cáncer (endometrio, cáncer y colón).
 
La causa principal del exceso de peso es debida a un desequilibro entre la ingesta calórica y el gasto calórico. Deferentes estudios señalan que los factores determinantes del sobrepeso y la obesidad son; el sedentarismo, tendencia a la disminución de la actividad física motivados por los modos de transporte y la creciente urbanización. Además, también se achaca a cambios en el modelo dietético hacia los alimentos de alta densidad energética, como la bollería industrial y los refrescos azucarados.
 
La Organización Mundial de la Salud (OMS), reconoce que el aumento de prevalencia de la obesidad infantil se debe a cambios sociales, como son, una dieta incorrecta y una escasa actividad física, pero no sólo esta relacionado con el comportamiento del niño, sino también a factores sociales, económicos y de políticas alimentarias.
 
Unpilar fundamental para poder combatir este fenómeno es la educación nutricional. Los padres pueden influir en el comportamiento de sus hijos proporcionándoles bebidas y alimentos saludables y promoviendo la actividad física. Si tienes alguna duda sobre cómo combatir la obesidad infantil de tu hijo y quieres realizar un seguimiento online, o una consulta, lo puedes hacer directamente desde aquí y ponerle fin al problema.