Archivo de la etiqueta: pediatría

10 consejos para controlar la fiebre en los niños

fiebre en niñosLa fiebre es uno de los motivos principales de consulta en los Servicios de Urgencias, suponiendo hasta un 20% de todas las visitas. Es más frecuente en los niños entre 3 y 36 meses, teniendo una media de episodios agudos de fiebre de entre 4 y 6 episodios al año. Éste número suele ser más elevado en los niños que asisten a la guardería.

El Doctor Sergio Fernández Ureña, pediatra y puericultor, recuerda que la fiebre se define como una temperatura rectal superior a 38ºC ó 37.5ºC axilar. “Su origen y tratamiento es una importante fuente de preocupación en las familias, que desarrolla una ‘fiebre-fobia’, lo que produce que, actualmente haya una tendencia al sobre-tratamiento de la misma”, explica.

El Dr. Fernández Ureña alude algunos consejos publicados por la Asociación Española de Pediatría para intentar racionalizar el manejo y el tratamiento de la fiebre:

1. La fiebre no es una enfermedad, es un mecanismo de defensa del organismo contra las infecciones, tanto las causadas por virus como por bacterias.

2. La fiebre por sí misma no causa daño cerebral, ni ceguera, ni sordera, ni muerte.

3. Algunos niños predispuestos (4%) pueden tener convulsiones por fiebre, pero el tratamiento de la  fiebre no evita estas convulsiones. Nunca se deberían dar medicamentos para bajar la fiebre con este propósito.

4. Hay que tratar los niños febriles sólo cuando la fiebre se acompaña de malestar general o dolor. El ibuprofeno y el paracetamol tienen la misma eficacia para tratar el dolor y su dosificación debe realizarse en función del peso del niño y no de la edad. La combinación o alternancia de ibuprofeno y paracetamol no es aconsejable.

5. El uso de paños húmedos, friegas de alcohol, desnudar a los niños, duchas, baños… para el tratamiento de la fiebre está desaconsejado.

6. No abrigar ni desnudar demasiado al niño con fiebre.

7. El niño con fiebre debe estar bien hidratado. Hay que ofrecer frecuentemente líquidos y procurar que éstos tengan hidratos de carbono (zumos de frutas, batidos, papillas, etc.).

8. No es aconsejable el uso de paracetamol o ibuprofeno tras la vacunación para prevenir las reacciones febriles o locales.

9. Ni la cantidad de fiebre ni el descenso de ésta tras administrar ibuprofeno o paracetamol sirven para orientar sobre la gravedad de la infección.

10. Debe vigilar signos de empeoramiento clínico y consultar con carácter urgente si su hijo presenta:

– Manchitas en la piel, de color rojo oscuro o morado, que no desaparecen al estirar la piel de alrededor.

– Decaimiento, irritabilidad o llanto excesivo y difícil de calmar.

– Rigidez de cuello.

– Convulsión o pérdida de conocimiento.

– Dificultad para respirar (marca las costillas y hunde el esternón, se oyen como silbidos cuando respira, respiración muy rápida, agitada, etc.).

– Vómitos y/o diarrea persistentes o muy abundantes que causen deshidratación (lengua seca, ausencia de saliva, ojos hundidos, etc.)

– Si no orina o la orina es escasa.

– Siempre requiere consulta urgente la fiebre en un niño menor de 3 meses.

TDAH en niños y adultos: Riesgos cardiovasculares del tratamiento farmacológico

El tratamiento farmacológico en el TDAH tiene que estar muy controlado.

El corazón es una parte muy sensible de nuestro organismo, por lo que debemos cuidarlo con mimo en todos los sentidos. Desde el inicio del uso de los diferentes tratamientos para el TDAH (los psicoestimulantes como el metilfenidato y los no psicoestimulantes como la atomoxetina) ha habido una importante controversia sobre los riesgos que podían tener a nivel cardiovascular. Debido a ello, son muchos los estudios realizados al respecto y los informes publicados por las diferentes sociedades científicas en uno u otro sentido.

Como resumen, dejamos el enlace una revisión del tema realizada en la revista científicas “Evidencias en Pediatría” auspiciada por la Asociación Española de Pediatría (AEP) donde se dejan muy claras las conclusiones.

A pesar de la multitud de estudios y análisis realizados, no se evidencia la necesidad de realizar un ECG (electrocardiogramas) a todas las personas afectas de TDAH que vayan a tomar un tratamiento farmacológico. El estudio cardiológico debe reservarse para aquellas personas que tengan algún factor de riesgo como arritmias, cardiopatías inestables… De hecho, en nuestra experiencia contamos con pacientes intervenidos por malformaciones cardíacas congénitas que realizan con normalidad un tratamiento farmacológico para el TDAH con sus revisiones periódicas.

En el último congreso internacional sobre TDAH se dedicó una sesión específica a este tema para resolver todas las dudas de los profesionales y de esta forma unificar criterios a la hora de atender a nuestros pacientes.

Por otro lado, no debemos ser inconscientes a la hora de usar estos medicamentos. Es importante que sean manejados por médicos con experiencia en psicofarmacología en niños y adultos y específicamente relacionadas con el TDAH. El uso de este tipo de fármacos debe llevar aparejados una serie de controles clínicos para evitar complicaciones. Hay que vigilar el peso, la talla, la frecuencia cardíaca y la tensión arterial de forma periódica e informar a la familia de los resultados para su tranquilidad.

Para mejorar estos conocimientos, siempre trabajamos por ofrecer formación especializada al respecto. Cuanto mejor formados en TDAH estén los profesionales implicados en su evaluación y tratamiento, mejores resultados podremos obtener con el uso conjunto de la mediación y la terapia no farmacológica.

Un test de realidad virtual para el diagnóstico del TDAH en niños

Desde sus inicios, el diagnóstico del TDAH ha tenido múltiples controversias. Esto, junto con las opiniones contrapuestas de los diferentes profesionales implicados en su atención ha sido siempre fruto de discusiones y malentendidos al respecto. Independientemente de los síntomas presentes en el TDAH debemos conocer o mejor posible las repercusiones que este produce en el día a día de las personas que lo sufren.

Para el Dr. Manuel Antonio Fernández Fernández, médico en el Instituto Andaluz de Neurología Pediátrica “las nuevas tecnologías nos son de gran ayuda a la hora de poner cifras a los síntomas del TDAH y así evitar la subjetividad que llevan aparejadas las opiniones de padres, profesores y otros profesionales en la evaluación de estos pacientes”.

Un niño con TDAH con las gafas de AULA.

El test de realidad virtual “AULA” es el test más avanzado para evaluar de manera objetiva los síntomas del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)Gracias a unas gafas 3D, el test posiciona al chico en un aula virtual. Sentado en su pupitre, el niño recibe estímulos auditivos (a través de unos auriculares) y estímulos visuales que aparecen en la pizarra virtual. Ante estos estímulos, él debe responder con un pulsador a las instrucciones del profesor virtual. Los resultados de los diferentes ejercicios son procesados por el programa informático que ofrece, en sólo 20 minutos, un informe completo para el  especialista.

AULA no sólo evalúa la tendencia a la distracción, la desviación del foco de atención y la actividad motora. También mide de manera simultánea la atención auditiva y visual, lo que ofrece información muy valiosa tanto para el diagnóstico como para la prescripción del tratamiento. “Por lo tanto, aporta al especialista numerosos datos objetivos y cuantificados que permiten completar un diagnóstico más preciso, certero y rápido de TDAH. “Su uso se asemeja al de un videojuego, lo que resulta muy atractivo para el niño y garantiza su cooperación. Además, al estar basado en una situación similar a la realidad, el profesional se puede hacer una idea muy real sobre el comportamiento del niño”, explica el Dr. Fernández.

“Este es uno de los equipos con nueva tecnología que nos está ayudando a conocer las dificultades reales de los chicos con TDAH así como la respuesta al tratamiento y la evolución en cada momento. Con él, saber cual es la evolución de un chico con TDAH se hace realista, objetivo y fuera de opiniones”, apunta. En INANP cuenta con AULA y otras metodologías especializadas que nos ayudan a evitar opiniones sin fundamento.

Las revisiones oftalmologicas, claves para detectar el ojo vago en niños

Con el inicio del curso escolar es frecuente que a los padres les surjan algunas dudas relacionadas con la visión de sus hijos. Las dificultades para ver bien la pizarra o para la lectura pueden ser señal de diferentes problemas de visión. Estas cuestiones pueden verse fácilmente solucionadas mediante las revisiones oftalmológicas recomendadas por las diferentes sociedades científicas.

Una niña tras realizar una revisión.

Para la Dra. María Dolores Morillo, especialista en Oftalmología Pediátrica en el Instituto Andaluz de Neurología Pediátrica, la visión, junto con la audición constituyen la principal vía de entrada de información al cerebro, por lo que “resultan clave para el desarrollo madurativo y el aprendizaje”, según apunta. Dada la vital importancia de la visión en nuestra vida “es necesario realizar valoraciones periódicas incluso en ausencia de síntomas de alarma”.

Las guías de práctica clínica establecen cuando acudir al oftalmólogo. “En general se recomienda una valoración oftalmológica especializada antes del primer ciclo de educación obligatoria, momento en el que es posible detectar niños que presentan riesgo de desarrollar una ambliopía u ojo vago. Estos niños podrán ser tratados con éxito permitiendo que alcancen una visión óptima para su edad”, explica la Dra. Morillo.

La predisposición para presentar ojo vago no es fácilmente identificable por los padres ni por el pediatra, por lo que se recomienda el estudio sistemático de todos los niños entre los tres y los seis años. En función de los resultados de la primera consulta, el oftalmólogo propondrá un calendario personalizado de revisiones, añade Morillo.

Según relata, el estudio de la visión en los niños comprende varias técnicas y pruebas. Para la mayoría de ellas no es necesario que el niño hable con el oftalmólogo. La incorporación de técnicas novedosas, como el screening visual informatizado y portátil PlusoptixR permite el estudio de la visión desde los 6 meses de edad y sin necesidad de colaboración por parte del niño. Esto hace este equipo un referente en la valoración de niños pequeños, personas con problemas neurológicos o del lenguaje, personas con problemas de movilidad… La medición se realiza a distancia sin contacto con el paciente.

Las revisiones son muy importantes para detectar el ojo vago.Finalmente, para Morillo, queda un tema importante por aclarar: El papel de las ópticas en la atención visual. Este punto resulta interesante porque, según explica, “en los últimos años las ópticas han incorporado servicios orientados hacia la salud visual”. Sin embargo, para la propia Morillo, “la formación académica de los ópticos y optometristas los convierte en unos excelentes profesionales pero no les dota de las competencias clínicas necesarias, por lo que no están capacitados para estudiar adecuadamente el desarrollo visual o las patologías oculares”, sentencia. Por tanto “el estudio de ojo vago y los defectos visuales no puede realizarse en la óptica y deben ser evaluados por un médico especialista en oftalmología“, finaliza.

Nuestra visión es el principal medio de contacto con el mundo que nos rodea, por lo que cuidar los ojos es de máxima importancia. Y ese cuidado puede empezar desde aquí mismo. Si quieres consultar con la Dra. Morillo para  realizar una consulta online, lo puedes hacer desde aquí mismo.