Archivo de la etiqueta: TDA/H adultos

TDAH en niños y adultos: Riesgos cardiovasculares del tratamiento farmacológico

El tratamiento farmacológico en el TDAH tiene que estar muy controlado.

El corazón es una parte muy sensible de nuestro organismo, por lo que debemos cuidarlo con mimo en todos los sentidos. Desde el inicio del uso de los diferentes tratamientos para el TDAH (los psicoestimulantes como el metilfenidato y los no psicoestimulantes como la atomoxetina) ha habido una importante controversia sobre los riesgos que podían tener a nivel cardiovascular. Debido a ello, son muchos los estudios realizados al respecto y los informes publicados por las diferentes sociedades científicas en uno u otro sentido.

Como resumen, dejamos el enlace una revisión del tema realizada en la revista científicas “Evidencias en Pediatría” auspiciada por la Asociación Española de Pediatría (AEP) donde se dejan muy claras las conclusiones.

A pesar de la multitud de estudios y análisis realizados, no se evidencia la necesidad de realizar un ECG (electrocardiogramas) a todas las personas afectas de TDAH que vayan a tomar un tratamiento farmacológico. El estudio cardiológico debe reservarse para aquellas personas que tengan algún factor de riesgo como arritmias, cardiopatías inestables… De hecho, en nuestra experiencia contamos con pacientes intervenidos por malformaciones cardíacas congénitas que realizan con normalidad un tratamiento farmacológico para el TDAH con sus revisiones periódicas.

En el último congreso internacional sobre TDAH se dedicó una sesión específica a este tema para resolver todas las dudas de los profesionales y de esta forma unificar criterios a la hora de atender a nuestros pacientes.

Por otro lado, no debemos ser inconscientes a la hora de usar estos medicamentos. Es importante que sean manejados por médicos con experiencia en psicofarmacología en niños y adultos y específicamente relacionadas con el TDAH. El uso de este tipo de fármacos debe llevar aparejados una serie de controles clínicos para evitar complicaciones. Hay que vigilar el peso, la talla, la frecuencia cardíaca y la tensión arterial de forma periódica e informar a la familia de los resultados para su tranquilidad.

Para mejorar estos conocimientos, siempre trabajamos por ofrecer formación especializada al respecto. Cuanto mejor formados en TDAH estén los profesionales implicados en su evaluación y tratamiento, mejores resultados podremos obtener con el uso conjunto de la mediación y la terapia no farmacológica.

Un test de realidad virtual para el diagnóstico del TDAH en niños

Desde sus inicios, el diagnóstico del TDAH ha tenido múltiples controversias. Esto, junto con las opiniones contrapuestas de los diferentes profesionales implicados en su atención ha sido siempre fruto de discusiones y malentendidos al respecto. Independientemente de los síntomas presentes en el TDAH debemos conocer o mejor posible las repercusiones que este produce en el día a día de las personas que lo sufren.

Para el Dr. Manuel Antonio Fernández Fernández, médico en el Instituto Andaluz de Neurología Pediátrica “las nuevas tecnologías nos son de gran ayuda a la hora de poner cifras a los síntomas del TDAH y así evitar la subjetividad que llevan aparejadas las opiniones de padres, profesores y otros profesionales en la evaluación de estos pacientes”.

Un niño con TDAH con las gafas de AULA.

El test de realidad virtual “AULA” es el test más avanzado para evaluar de manera objetiva los síntomas del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)Gracias a unas gafas 3D, el test posiciona al chico en un aula virtual. Sentado en su pupitre, el niño recibe estímulos auditivos (a través de unos auriculares) y estímulos visuales que aparecen en la pizarra virtual. Ante estos estímulos, él debe responder con un pulsador a las instrucciones del profesor virtual. Los resultados de los diferentes ejercicios son procesados por el programa informático que ofrece, en sólo 20 minutos, un informe completo para el  especialista.

AULA no sólo evalúa la tendencia a la distracción, la desviación del foco de atención y la actividad motora. También mide de manera simultánea la atención auditiva y visual, lo que ofrece información muy valiosa tanto para el diagnóstico como para la prescripción del tratamiento. “Por lo tanto, aporta al especialista numerosos datos objetivos y cuantificados que permiten completar un diagnóstico más preciso, certero y rápido de TDAH. “Su uso se asemeja al de un videojuego, lo que resulta muy atractivo para el niño y garantiza su cooperación. Además, al estar basado en una situación similar a la realidad, el profesional se puede hacer una idea muy real sobre el comportamiento del niño”, explica el Dr. Fernández.

“Este es uno de los equipos con nueva tecnología que nos está ayudando a conocer las dificultades reales de los chicos con TDAH así como la respuesta al tratamiento y la evolución en cada momento. Con él, saber cual es la evolución de un chico con TDAH se hace realista, objetivo y fuera de opiniones”, apunta. En INANP cuenta con AULA y otras metodologías especializadas que nos ayudan a evitar opiniones sin fundamento.

Las consecuencias de no diagnosticar, tratar y realizar un seguimiento en un TDAH infantil

El TDAH (Trastorno por déficit de Atención e Hiperactividad) es el principal motivo de consulta en las Unidades de Neurología Pediátrica de nuestro país. De hecho, en la actualidad, aproximadamente un niño por clase padece este problema.

Las consecuencias de un TDAH infantil pueden ser demoledoras para el niño.

En el Instituto Andaluz de Neurología Pediátrica desarrollan un Programa Integral de Atención al TDAH en el que abarcamos las diferentes facetas de la medicina moderna (Asistencia, Investigación y Docencia). En él cuentan con la coordinación del Dr. Manuel Antonio Fernández, Médico Especialista en Pediatría y Neurología Pediátrica, Máster en TDAH por la Universidad Pablo de Olavide y con una amplia experiencia en la atención a los Problemas Neurológicos de la Infancia y la Familia al completo. Con la colaboración de la Dra. María Dolores Morillo, Médico Especialista con amplia experiencia y formación en Terapia Orientada al TDAH en los ámbitos Familiar y Escolar, trabajan conjuntamente para conseguir extraer el máximo potencial de las personas con TDAH.

Los síntomas principales del TDAH en niños son la hiperactividad, la impulsividad y/o la ‘inatención’, pero además se suelen asociar otro tipo de dificultades, trastornos del aprendizaje como la dislexia (lenguaje), disgrafía (escritura), discalculia (cálculo)…o trastornos de conducta.

El Dr. Fernández resalta la relevancia de tratar estas dolencias indicadas: “Es importante saber que estas dificultades, en la mayoría de las ocasiones, van avanzando con la edad si no se realiza ninguna intervención, de modo que incluso adolescentes y adultos presentan complicaciones derivadas del TDAH (dificultades en los estudios, problemas laborales, malas relaciones de pareja…)”.

Fernández va más allá y destaca que, teniendo en cuenta su “frecuencia” y la diferente forma de presentarse en cada grupo de edad, es “fundamental”que “las familias tengan un buen conocimiento sobre el tema para poder identificar de la forma más precoz posible los síntomas principales y poner una solución”.

“Muchas familias vienen a mi consulta después de pasar por manos de diferentes profesionales de todos los campos. Algunos llegan diagnosticados, otros no. Unos llegan tratados, otros no, pero la mayoría llega después de mucho tiempo y sin tener aún las cosas claras sobre lo que el TDAH significa”, explica Fernández.

Si alguien tiene dudas sobre si algún familiar (hijos, parejas…) presenta un TDAH, puede realizar una primera consulta gratuita online, o en su defecto una presencial. Y a partir de ahí recibiría los pasos a seguir para conseguir un buen diagnóstico, tratamiento y posible seguimiento.

TDA/H en adultos: psicológía online contra el desgaste mental

Cada vez se escuchan más las iniciales TDA/H, una dolencia mental arrastrada desde la infancia (cuando en muchos de los casos no es diagnosticado) y que provoca infelicidad y malestar en muchas personas. Un trastorno crónico con un historial de alteraciones sintomáticas que afectan a muchos ámbitos de la vida de un adulto y que gracias a las nuevas terapias psicológicas de algunos especialistas ya se puede tratar vía online.

El TDA/H en adultos se puede tratar con psicología online.

Uno de los mayores expertos en nuestro país para tratar esta dolencia mental es Arturo Argelaguer, especialista en Psicología clínica, social y sanitaria, y Psicopatología jurídica y pericial, que conoce al a perfección los síntomas de los adultos que la sufren: “Las personas que antes o después acaban siendo diagnosticadas de Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDA/H), no se caracterizan únicamente por una excesiva actividad motora o por un bajo rendimiento cognitivo, sino que es muy habitual que consulten al psicólogo o psiquiatra por motivos tan diversos como ludopatías, adicciones, depresiones, ansiedad, crisis de pánico, trastornos disociales o conductas obsesivo-compulsivas.”

El Dr. Argelaguer añade también que son personas que “suelen hacer grandes esfuerzos para alcanzar los objetivos profesionales y académicos previstos, aunque con unos resultados inferiores a los esperados en personas con similares capacidades”. Sobre este punto, añade que “en otras ocasiones se ha observado que son capaces de mantener un adecuado nivel académico y/o profesional, si bien su vida parece un caos debido a la cantidad de objetivos que persiguen a la vez”.

Muchos adultos padecen el TDA/H y no se dan cuenta. por eso, Argelaguer nos da algunas razones: “Muchas veces sus síntomas se confunden con los de vivir con estrés: Se incrementan las dificultades para mantener la atención, se distraen fácilmente, les cuesta escuchar o seguir las instrucciones de los demás, intentan aplazar las tareas para después o les cuesta terminar las que empiezan; pueden ser descuidados y desorganizados, con dificultades para manejar/controlar el tiempo, suelen dejar de hacer cosas o retrasarlas excesivamente, tienen poca tolerancia a la frustración, padecen problemas de insomnio o somnolencia diurna, están faltos de motivación…”

Para diagnosticar este trastorno en un adulto es imprescindible que se den dos premisas a la vez:a) que este trastorno ya estuviera presente durante la infancia, y b) que en la actualidad se dé un foco de alteración/deterioro, clínicamente significativo, en más de una área importante de su vida: a nivel social, profesional, académico o personal.

El proceso diagnóstico que realizan es el siguiente: se llevan a cabo una serie de entrevistas clínicas que le permiten obtener una cuidadosa historia clínica y administran varios tests que ayudan a detectar la severidad y frecuencia de la sintomatología actual y determinar su impacto y repercusión que tienen estas en su vida, tanto en lo referente a las relaciones personales como sociales, familiares y profesionales. Finalmente, y no menos importante, realizan una exploración neuropsicológica de carácter global, que permite establecer el perfil cognitivo, atencional y mnemónico de cada persona, al tiempo que delimitan los más que posibles déficits de los pacientes evaluados.