Archivo de la etiqueta: Trastorno de la Ansiedad

Somos lo que comemos: La nutrición ligada al desarrollo de nuestro cerebro y a nuestra salud

Nuestra nutrición influye directamente en el desarrollo de nuestro cerebro.Es habitual escuchar a las madres decir a sus hijos frases muy conocidas como “cómete las espinacas que serás muy fuerte” o “las lentejas tienen mucho hierro”. Efectivamente, nuestro organismo vive gracias a las sustancias que comemos a diario. De hecho, también se dice que los rabitos de pasa son buenos para la memoria. Pues esta sabiduría popular, no deja de ser verdad, ahora sí, lo importante es saber qué es lo que podemos hacer nosotros para aprovechar de la mejor manera posible nuestra alimentación para mejorar nuestra salud y el desarrollo de nuestro cerebro. 

Para el Dr. Manuel Antonio Fernández, Médico Especialista en Pediatría y Neurología Pediátrica en el Instituto Andaluz de Neurología Pediátrica, los ácidos grasos omega 3 forman parte de la envuelta de todas las células de nuestro organismo y han demostrado favorecer el desarrollo neurológico y visual cuando se inicia su ingesta desde el nacimiento. Otras sustancias como el zinc también han demostrado utilidad para favorecer el desarrollo neurológico.

 “Debido al amplio número de estudios existentes sobre el tema, cada vez es más habitual que encontremos en farmacias y para-farmacias diferentes complementos nutricionales basados en omega 3 en combinación con otras sustancias y/o vitaminas que, tomadas junto con una dieta adecuada, pueden ser de gran utilidad para diferentes problemas neurológicos de niños y adultos”, explica. 

Según indica, las frutas, las verduras, el pescado azul y el aceite de oliva son fuentes naturales ricas en minerales, vitaminas y ácidos grasos saludables como el omega 3. “Una dieta típicamente mediterránea junto con una adecuada combinación de complementos nutricionales pueden favorecer el desarrollo neurológico en las situaciones necesarias (TDAH, Retraso del Desarrollo Psicomotor, Trastornos del Desarrollo…)”, apunta. 

Para Manuel Antonio Fernández, entre los complementos existentes, dos buenos ejemplos los encontramos en NUADHA (Nua Biological) y RS Supplements (Rubió), que cuentan con una gama variada de productos basados en omega 3 con los que estamos obteniendo buenos resultados. “Una alta pureza de omega 3 y unas cantidades entre 500mg y 1g de omega 3, son una garantía de calidad y una inversión bien realizada para que nuestro cerebro funcione con los mejores carburantes”, concluye.

La psicología, el mejor método para convivir y derrotar al trastorno de ansiedad

 
La ansiedad, difícil de manejar, pero no imposible.

Un 20% de la población mundial se estima que sufre algún tipo de trastorno de ansiedad. Junto con el estrés y la depresión, una de las enfermedades del siglo XXI. Sin embargo, y a pesar de que en los últimos años se ha hecho más y más común entre nosotros, siempre ha estado ahí. La ansiedad ha sido compañero del ser humano desde siempre.

“Por la ansiedad no nos atropella un coche o no caemos por un barranco. Cuando nos enfrentamos a un peligro como ocurría en el principio de los tiempos (una manada de lobos, por ejemplo) el sistema nervioso desataba una serie de reacciones fisiológicas (taquicardia, tensión muscular, hiperventilación, etc.) que nos capacitaban para correr o luchar. La ansiedad es la respuesta del organismo a una amenaza y debe de quedar claro que sin la ansiedad no hubiera sobrevivido el ser humano”, explica el psicólogo Miguel Ángel Rizaldos.

Rizaldos habla de la doble ambivalencia que puede tener esta dolencia. Para él, no este trastorno es “bueno” cuando el supuesto peligro que desencadena la ansiedad no lo es tanto. “Coger un autobús puede ser peligroso, pero eso no justifica que aparezca la ansiedad”, explica el experto en psicología clínica Miguel Ángel Rizaldos.

La ansiedad se manifiesta cuando tenemos problemas en circunstancias en la que el resto de gente parece no tenerlas. Entonces se puede considerar que sí existen problemas de ansiedad. A más problemas, más nivel de ansiedad. “La información que recibimos de nuestro entorno a través de nuestros sentidos es procesada en nuestro cerebro de forma errónea”, apunta Rizaldos, que pone un claro ejemplo: “Si nos encontramos ante un examen y procesamos esa circunstancia de forma errónea nuestro cerebro entenderá que nos encontramos ante un ”león”  y desencadenará todos los mecanismos de respuesta ante un “peligroso león”.

Las causas de la ansiedad suelen ser genéticas, fisiológicas o incluso cognitivas, y no existen apenas tratamientos farmacológicos que sean efectivos, aunque Rizaldos cree que la mayoría de medicamentos son “muy útiles” en el tratamiento de la mayoría de este tipo de trastornos.

El proceder de la ansiedad es el siguiente: Aparece y el corazón bombeará sangre hacia los músculos para que estén preparados a luchar o huir, nuestros pulmones funcionarán más rápidamente con objeto de oxigenar dichos músculos y nuestra visión se agudizará. Un procedimiento también con una gran ambivalencia. “Una conducta así no puede prolongarse en el tiempo, así que la reacción que nos salvaría caso de ser un peligro real, se convierte en peligrosa en sí misma”, señala Rizaldos. Si se permanece en ese estado durante un tiempo prolongado, es probable que los músculos del cuello se tensen durante demasiado tiempo. Al hacerlo, oprimirán ligeramente las arterias responsables del riego cerebral y puede aparecer el mareo. La visión periférica, pasado cierto tiempo distorsiona los objetos haciéndonos sentir que se ‘enloquece’.

Controlar ansiedad es difícil, pero no imposible: “El proceso de la ansiedad es tan aparatoso como poco peligroso. Es imposible tener un infarto durante un subidón de ansiedad, o incluso desvanecerse, ya que la propia ansiedad lo impide, y la propia la sensación de irrealidad no es más que la visión periférica…”

Para Rizaldos, lo mejor para combatir la ansiedad es “convivir”con ella. “Tenemos que convivir con ella y decidir qué nivel de ansiedad nos vamos a permitir. Es difícil convertirla en nuestra aliada, por lo que es necesario mucha constancia y trabajar mucho con ella”, explica.

El trastorno de la ansiedad: tipos y tratamiento online con un enfoque cognitivo-conductual

La ansiedad se está convirtiendo en uno de los problemas más tratados en una consulta debido al estrés de la vida moderna, que hace que no paren de crecer los casos de personas diagnosticadas con ella, aunque sigue habiendo muchos sin diagnosticar que también la padecen.
 
El trastorno de la ansiedad se puede tratar a través de una consulta online.
“Es una emoción que se expresa por un sentimiento de temor y que se acompaña por síntomas físicos”, apunta Sonia Carod Zamora, psicóloga, y especialista en tratar estos síntomas, los cuales conoce a la perfección. La también autora de la web de consultas psicológicas online Tu Psicoweb sabe perfectamente cómo se puede agravar el trastorno de la ansiedad y convertirse en algo peor si no se trata. “Un cierto grado de ansiedad es normal. La ansiedad nos moviliza, nos hace actuar, pero cuando sobrepasa un límite ocurre el efecto contrario, nos paraliza y nos impide actuar. Cuando se convierte en un problema aparecen problemas asociados: problemas de sueño, de alimentación, mal humor, malestar físico, etc.”, concluye.
 
Sin embargo, el trastorno de la ansiedad no es algo singular que siempre aparezca por las mismas causas ni se tenga que trata de la misma forma. La Dra. Carod Zamora define a continuación los diferentes tipos de trastornos de ansiedad:
  1. Agorafobiaincluye no sólo temores a lugares abiertos, sino también otros relacionados con ellos, como temores a las multitudes y a la dificultad para poder escapar inmediatamente a un lugar seguro ( CIE10). Puede haber agorafobia con crisis de angustia o sin crisis.
  2. Crisis de angustiala persona siente un pánico irracional, acompañado de síntomas físicos, la persona puede inluso pensar que se muere. Algunos de los síntomas son: palpitaciones, opresión en el pecho, mareos, sensación de irrealidad…
  3. Fobia social: es el temor a las situaciones sociales que muchas veces se acaban evitando. Las personas con fobia social pueden tener miedo a hablar en público porque piensan que los demás se darán cuenta de que están nerviosos, puede ser hasta que eviten comer en público, beber… Hasta cierto punto todos nos podemos poner nerviosos si tenemos una entrevista, hemos de dar una conferencia, etc., pero solo se establece el diagnóstico de fobia social cuando estos pensamientos y conductas de evitación interfieren en la vida cotidiana de la persona: su relación con la familia, amigos, trabajo, y llega incluso hasta incapacitar. 
  4. Fobias específicas: es un temor irracional y desproporcionado ante objetos o situaciones determinadas.
  5. Trastorno obsesivo-compulsivoel sujeto presenta compulsiones (acciones) o obsesiones que interfieren en su vida cotidiana, la persona puede llegar a reconocer que ésto no es normal, hasta cierto punto todos presentamos rituales de comprobación como asegurarnos varias veces que la puerta está cerrada…, para diagnosticarse como transtorno obsesivo-compulsivo los pensamientos y acciones interfieren en la vida cuotidiana del individuo. 
  6. Trastorno de ansiedad generalizada: la persona se encuentra siempre en estado de ansiedad sin causa aparente que lo justifique, están siempre preocupados.
  7. Trastorno por estrés postraumático: aparece después de una experiencia traumática.
 
Enfoque Cognitivo-Conductual
 
Según Carod Zamora, un trastorno de ansiedad puede no venir solo. “En terapia junto con el tratamiento específico también se trabaja la autoestima, y si hay depresión, se actúa en ella”.
El enfoque terapéutico que utiliza Carod Zamora es el cognitivo-conductual, que se ha demostrado muy eficaz en el tratamiento de estos trastornos. Según la artífice de Tu Psicoweb, este enfoque consiste en modificar la forma de enfrentarnos a lo que nos impide ser felices y a su vez sustituir esa forma de pensar negativa y deformada por otra más constructiva y positiva”. Así, según relata se “dota” a la persona de los “recursos necesarios para poder hacer frente a las diferentes situaciones, circunstancias que nos encontramos en la vida”.
 
Sin embargo, el paciente no está solo ante el peligro. “Entre sesión y sesión hay un seguimiento, lo que significa que el paciente no se siente solo, cuando lo necesita se puede poner en contacto con nosotros”, apunta.
Para trabajar el trastorno de ansiedad, sea del tipo que sea, la Dra. Sonia Carod apuesta por métodos innovadores. “Trabajamos tanto presencialmente como online. Los trastornos de ansiedad se pueden trata online con la misma eficacia que en una terapia presencial”, asevera.
 
Las personas que sufran de este trastorno y quieran acceder a un tratamiento online, pueden acceder a la consulta online para ponerse en contacto cuando y desde donde quieran, aprovechando las ventajas de la consulta online. La Dra. Sonia Carod Zamora apunta algunas de ellas: “Es más económica y te ahorras desplazamientos, además, si el paciente quiere, puede mantener el anonimato o utilizar la web cam, lo que lo asimilaría más a una terapia tradicional”.
 
“La terapia online es una forma de intervención psicológica en la que el cliente no tiene necesidad de desplazarse hasta la consulta”, apuntilla.