Las consecuencias de no diagnosticar, tratar y realizar un seguimiento en un TDAH infantil

El TDAH (Trastorno por déficit de Atención e Hiperactividad) es el principal motivo de consulta en las Unidades de Neurología Pediátrica de nuestro país. De hecho, en la actualidad, aproximadamente un niño por clase padece este problema.

Las consecuencias de un TDAH infantil pueden ser demoledoras para el niño.

En el Instituto Andaluz de Neurología Pediátrica desarrollan un Programa Integral de Atención al TDAH en el que abarcamos las diferentes facetas de la medicina moderna (Asistencia, Investigación y Docencia). En él cuentan con la coordinación del Dr. Manuel Antonio Fernández, Médico Especialista en Pediatría y Neurología Pediátrica, Máster en TDAH por la Universidad Pablo de Olavide y con una amplia experiencia en la atención a los Problemas Neurológicos de la Infancia y la Familia al completo. Con la colaboración de la Dra. María Dolores Morillo, Médico Especialista con amplia experiencia y formación en Terapia Orientada al TDAH en los ámbitos Familiar y Escolar, trabajan conjuntamente para conseguir extraer el máximo potencial de las personas con TDAH.

Los síntomas principales del TDAH en niños son la hiperactividad, la impulsividad y/o la ‘inatención’, pero además se suelen asociar otro tipo de dificultades, trastornos del aprendizaje como la dislexia (lenguaje), disgrafía (escritura), discalculia (cálculo)…o trastornos de conducta.

El Dr. Fernández resalta la relevancia de tratar estas dolencias indicadas: “Es importante saber que estas dificultades, en la mayoría de las ocasiones, van avanzando con la edad si no se realiza ninguna intervención, de modo que incluso adolescentes y adultos presentan complicaciones derivadas del TDAH (dificultades en los estudios, problemas laborales, malas relaciones de pareja…)”.

Fernández va más allá y destaca que, teniendo en cuenta su “frecuencia” y la diferente forma de presentarse en cada grupo de edad, es “fundamental”que “las familias tengan un buen conocimiento sobre el tema para poder identificar de la forma más precoz posible los síntomas principales y poner una solución”.

“Muchas familias vienen a mi consulta después de pasar por manos de diferentes profesionales de todos los campos. Algunos llegan diagnosticados, otros no. Unos llegan tratados, otros no, pero la mayoría llega después de mucho tiempo y sin tener aún las cosas claras sobre lo que el TDAH significa”, explica Fernández.

Si alguien tiene dudas sobre si algún familiar (hijos, parejas…) presenta un TDAH, puede realizar una primera consulta gratuita online, o en su defecto una presencial. Y a partir de ahí recibiría los pasos a seguir para conseguir un buen diagnóstico, tratamiento y posible seguimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

dos × uno =